'Rocío: contar la verdad para seguir viva': cuando se invierte la historia que nos habían contado

El testimonio en primera persona de Rocío Carrasco ha sobrecogido a todo un país. La hija de 'la más grande' ha estado callada dos décadas... hasta ahora.

rocio carrasco contar la verdad para seguir viva

En 'Rocío: contar la verdad para seguir viva', la hija de 'la Jurado' ha contado su verdad. Ha esperado dos décadas para hacerlo.

M.A.

Tras los dos primeros capítulos de 'Rocío: contar la verdad para seguir viva', es imposible no ver a Rocío Carrasco con otros ojos. Había estado casi 20 años sin pronunciarse públicamente, y ahora lo ha hecho a lo grande: Rocío se ha abierto en canal ante las cámaras de Telecinco para, por fin, contar su verdad. Y esa verdad es diametralmente opuesta a la historia que sabíamos hasta ahora.

Ya se han emitido los dos primeros capítulos de los ocho que conforman el documental, y televisivamente hablando, ha empezado a lo grande. Mientras que en el capítulo 0 Rocío Carrasco narra sus horas más bajas y relata con todo tipo de detalles su descenso a los infiernos, el capítulo 1 arranca en el momento en el que conoce a Antonio David Flores. 

Un capítulo 0 sorprendentemente desgarrador

La hija de Rocío Jurado comienza el documental mostrando todas sus cartas: se muestra como una mujer vulnerable, derrumbada y superada por la situación: todo lo contrario a la imagen que se nos había proyectado de ella. Está dispuesta a dar su versión de la historia sin paños calientes. 

El 5 de agosto de 2019, cuando todo estuvo a punto de terminar

Este día no fue un día cualquiera para Rocío Carrasco. El 5 de agosto de 2019, la hija de Rocío Jurado intentó quitarse la vida, tras enterarse de que Rocío Flores defendería a Antonio David en 'GH Vip'. Lo hizo tomando, según ella "varias pastillas diferentes". "Me quedé dormida, y fue Fidel (Albiac) quien me encontró. Ingresé dormida en el hospital, no recuerdo nada", narra Rocío. En el parte médico que muestra, puede leerse el diagnóstico: "sobreingesta medicamentosa". 

Una vez que se da cuenta de que no lo ha conseguido, amenaza con repetir: "Siempre me queda el Puente de Segovia", recuerda Rociíto que le dijo a los médicos. En ese momento la ingresan en una planta del hospital especializada en estos casos. "Es una acción de la que me avergüenzo, pero es la p*t* realidad", admite de la forma más cruda posible. Su salida del hospital no fue precisamente por la puerta grande: se fue cuando le avisaron que había paparazzis merodeando en el aparcamiento. Salió sin consentimiento médico, y en los papeles puede leerse: "alta: fuga". 

Cuando esa noticia llega a "la otra parte"...

Al parecer, según cuenta ella misma, cuando su hija se entera de esta noticia, Antonio David ya está dentro de la casa de 'Gran Hermano VIP'. Y visto desde el punto de vista de Carrasco, ese encuentro padre-hija dentro de la casa de Guadalix es completamente diferente a cómo lo vimos desde el público. Allí, Rocío Flores le dice a su padre "está todo mejor de lo que lo dejaste", y donde nosotros aplaudimos un mensaje tranquilizador, ella vio una amenaza personal. ¿Acaso estaba dándole a su padre algún tipo de advertencia de la situación de su madre?

rocio flores antonio david 2 6 628x428

La famosa visita de Rocío Flores a su padre en 'GH' tiene otro sentido después del capítulo 0 de 'Rocío: contar la verdad para seguir viva'. Rocío Carrasco revela qué hay detrás de ese momento.

Rocío también desvela otro oscuro secreto: el entorno de su exmarido habría ofrecido el parte médico donde figura su intento de suicidio a dos revistas. Los medios de comunicación siempre han decidido no dar luz a esta dolorosa historia

Un deseo respecto a sus hijos

Con la situación así, Rocío Carrasco solo tiene un deseo para sus hijos: "Prefiero que sigan creyendo la versión que tienen, porque el día que mi hija se dé cuenta de todo lo ha pasado (...), va a ser el peor día de su vida. No me gustaría que sufriera". 

Rocío es una madre cuyo gran lamento es que no ha podido disfrutar de sus hijos. "Quiero que se sepa la verdad, que se haga justicia. Quiero vivir con lo que me queda porque, lo que no lo tengo, ya no lo voy a tener". Rocío afirma que le han coartado como mujer y como madre: "(Antonio David) me ha quitado el vínculo materno". La hija de 'la Jurado' asegura que su exmarido le insultaba y amenazaba cada vez que le devolvía a los niños: "Te voy a quitar a los niños, hija de p*t*, te van a odiar".

Mientras, en el plató, asombro y arrepentimiento

Belén Esteban, Jorge Javier Vázquez, Lydia Lozano... todos reconocen haber contribuido a esa imagen de "mala madre" que durante dos décadas ha sobrevolado sobre Rocío Carrasco. Solo Paloma García Pelayo y Belén Rodríguez se muestran conocedoras de la verdadera situación de Rociíto, alegando que su silencio ha sido por pura complicidad con ella. 

El debate está servido: varias expertas en violencia de género no dudan en calificar a Rocío Carrasco como víctima de la violencia machista, de malos tratos por parte de Antonio David Flores. Justo lo que lleva la hija de Rocío Carrasco intentando demostrar ante los jueces los últimos años. Personajes famosos de toda índole (incluso de la política) brindan en redes todo su apoyo a Rociíto. 

 

El capítulo 1 retrocede en el tiempo hasta 1994

Como si de una máquina del tiempo se tratase, el capítulo 1 rebobina de 2019, el annus horribilis de Rocío Carrasco, a 1994, cuando conoció a Antonio David. Rocío vuelve a relatar con pelos y señales episodios de malos tratos físicos y psicológicos en un episodio titulado 'Como una ola'. 

Verano de 1994, comienza lo que entonces era un cuento de hadas

Rocío y David se conocen en Chipiona a través de un amigo común: ella pasaba el verano antes de volver al internado, y él trabajaba como guardia civil. Toda España fue testigo de los inicios de ese romance: incluso su primer beso "en la piscina del hotel Bahía" fue publicado en una revista. "Pensaba que me estaba enamorando, hoy sé qué es estar enamorado, y eso nolo era", cuenta Rocío, con cierto halo de nostalgia. 

Rocío Jurado lo conoce ese mismo verano, el día que se descubre en el pueblo un monumento en su honor. En esas semanas se empezó a gestar una relación que ni la marcha de Rociíto a un internado en Madrid rompería. Eso sí, a ella le llegaban al colegio noticias de los supuestos escarceos de su entonces novio, incluso llega a oír nombres propios: Carmela, Inma... "Lo que quieren es que yo no esté contigo", alegaba Antonio David, según Carrasco "con ese victimismo que solo te crees a los 17".

Unas cartas llenas de polémica

Los meses que vivieron una relación a distancia, Rocío Carrasco y Antonio David se comunicaban por teléfono y por carta. Más tarde con la pareja ya separada, esas misivas vieron la luz, según Rocío, filtradas por su ex: "Usó cartas de una niña de 17 años para lucrarse", admite. "Cuando nos separamos se llevó muchos documentos de la casa, entre ellos, esas cartas", dice. 

Sus padres le advirtieron, ella los desoyó

En cuanto cumplió los 18, dejó el curso y se mudó a Argentona con Antonio David, al que acababan de destinar a esa localidad catalana. Allí se instaló en un piso con su novio y otros tres guardias civiles: "Cometí la fatalidad de dejar a mi madre llorando en el suelo, es lo de lo que más me arrepiento en la vida", reconoce Rocío. Y añade: "mi padre me dijo que me iba a arruinar la vida: 'vas a volver con una barriga', me dijo. No se equivocaron ninguno de los dos", reconoce. 

"Juega con la manipulación y la embaucación, hoy por hoy lo sé, es lo que ha hecho con sus hijos", sentencia Rocío. 

Una convivencia que se va enturbiando

"Estaba súper bien, hacía lo que quería con la persona que quería", cuenta la hija de la tonadillera... pero esos meses fueron convirtiéndose en los inicios de una pesadilla. Ella empezaba a ser consciente, pero no quería volver a su casa con el rabo entre las piernas. Entonces, dos sucesos desencadenaron una situación que se tornó insoportable. 

Primero, el arresto domiciliario de Antonio David, que según relata su exmujer "se lo saltó en numerosas ocasiones" y, más tarde, el accidente de moto que tuvo Rocío, ya en 1995. Para recuperarse, la pareja se trasladó al piso de un matrimonio amigo, y allí fue donde, tal y como ha revelado Rocío Carrasco, "empiezan las agresiones verbales y físicas: inútil, no sirves para nada...". "Él tenía una cara de puertas para adentro, él lo sabía todo y tú nada; pero luego tenía la otra parte: de cara al público, todo era maravilloso".

 

Rocío Carrasco reconoce haber sufrido malos tratos por parte de Antonio David

"Llega un momento en el que lo normalizas", se lamenta. "Hay episodios de mi vida que por defensa emocional los tengo olvidados", cuenta Rocío. Entonces la pareja vivía uno de sus peores momentos: "Me dijo que me fuera con mi madre. Yo entonces justifico, creo y disculpo. Antes lo veía normal, pero ahora pienso 'qué poco sabía entonces que iba a ser mi verdugo'". 

Con estas duras palabras finaliza el segundo de los ocho episodios que conforman el documental 'Rocío: contar la verdad para seguir viva'. Apenas han bastado dos capítulos para que la hija de Rocío Jurado haya dado un giro de 180º a la historia que mucha gente ha creído a pies juntillas durante décadas. Pero llegada a este punto, no está dispuesta a quedarse callada. 

En capítulos siguientes, Rocío hablará no solo de su exmarido, sino del resto de su familia: José Ortega Cano, sus hermanos Gloria Camila y José Fernando, sus tíos... Sin duda, este documental, al igual que hizo el pasado noviembre 'Cantora: la herencia envenenada', ya forma parte de la historia de la televisión.