Verónica Forqué: su hija sorprende defendiendo su suicidio en esta desgarradora carta

María Iborra ha compartido una dura reflexión dedicada a su madre titulada "Carta de amor"

veronica forque hija defiende muerte

María Iborra ha escrito una carta en la que pide respeto a la última decisión de Verónica Forqué.

V.P.

María Iborra, también conocida como 'Virgen María' en redes, era la única hija de Verónica Forqué. La joven de 31 años estaba muy unida a su madre y, desde que falleciera, todos los ojos se han posado en ella. Solo 10 días después de su pérdida, su hija ha querido enviarle una carta de despedida que ha sorprendido por su franqueza.

María ha titulado este escrito "Carta de amor" y es que, aunque ambas fueran muy diferentes y Verónica afirmara no entender el arte provocador de su hija, se querían mucho. Y así lo ha hecho ver, también en el apoyo que la joven le brinda a su madre hasta en su decisión más difícil, la de quitarse la vida.

Así es la carta más emotiva de María Iborra a Verónica Forqué

Aunque no es el primer homenaje que María le hace a su madre, sin duda es el más especial. "Mi madre vino a dar luz. No se ha ido, solo está en otra habitación. No tiene cuerpo, pero su energía está más presente que nunca, porque ahora es omnipresente. Cuando necesito un abrazo se lo pido, tú puedes hacerlo también", dicen las primeras líneas.

"Debo recordar que ella vino a dar luz. Ya no se veía capaz de darla como ser humano en la Tierra y decidió irse a un plano más elevado, y no material, para seguir con su misión de llenarnos de luz. Hay que respetar su decisión: a ella lo que le gustaba era ayudar, y aquí su misión había acabado. La siento ocupada ayudando a mucha gente ahora mismo, porque es un ángel".

María también da su opinión sobre los suicidios, y critica la visión triste que se tiene de la muerte en nuestra cultura. "¿Por qué alguien no puede acabar con su vida, si es suya? Quién mejor que uno mismo para decidir que no quiere seguir más en este juego e irse al siguiente. Tengamos respeto" ha escrito, defendiendo la última voluntad de Verónica Forqué.

"En cualquier caso, el momento de mi madre había llegado: su misión aquí había terminado, el círculo se había cerrado. La muerte es un nacimiento; sustituye la pena por alegría, la que yo siento porque mi madre ahora está contigo, conmigo, con nosotros" ha dicho, haciendo gala de los valores que le inculcó su madre.

"Lo material (el cuerpo) empieza y se acaba, pero lo inmaterial (el alma) es infinito, es energía. Te quiero infinito, mamá. ¡Qué envidia que ya sepas qué hay después de la muerte terrenal! Te siento, y nos vemos pronto, en la siguiente etapa, porque la vida dura un segundo", acaba esta emotiva misiva.