Violeta Mangriñán repasa sus retoques estéticos para acallar a sus ‘haters’

La ex tronista de 'MyHyV' se defiende de los ataques en redes y asegura que hace con su “cara lo que le da la gana”

Violeta Mangriñán (Instagram)

Violeta Mangriñán posa en redes sociales en ropa interior.

Foto: Violeta Mangriñán Instagram

C. A.

Violeta Mangriñán está cansada de los ataques de sus ‘haters’ y de que la llamen “polioperada”. La ex tronista de 'Mujeres y Hombres y Viceversa' recurrió a su videoblog ‘Ultravioleta ‘en Mtmad para poner los puntos sobre las íes y tratar de acabar para siempre con las críticas a su fisonomía y rostro.

"La peña está fatal”, se lamentó la ex concursante de 'Supervivientes', tras recibir cientos de mensajes a la pregunta lanzada hace unos días sobre cuántos retoques se habría hecho.

"Es mi cara, mi vida y hago lo que me de la gana"

“Normalmente, los que más me atacan son las personas acomplejadas o que más cosas se han hecho”, señaló la novia de Fabio Colloricchio. La modelo repasó todas las intervenciones que se ha llevado a cabo porque es “mi cara, mi vida y hago lo que me da la gana”.

“Me hace mucha gracia toda esa gente hace comparaciones en Instagram, deben tener una vida muy aburrida porque a mí nunca se me ocurriría ponerme a hacer fotomontajes porque eso querría decir que me aburro mucho y no es así”, indicó la colaboradora televisiva.

No todo es cuestión de bisturí porque han sacado fotos mías de cuando tenía 12 años y han pasado 14, por lo que evidentemente se aprecia un cambio en mi cara”, subrayó la modelo.

VIOLETAMANGRINAN2

Violeta Mangriñán, en uno de los momentos del videoblog, 'Ultravioleta', en Mtmad.

"Me operé el pecho en septiembre de 2017"

A continuación, la valenciana aseguró que cirugías “como tal” solo se hizo una. “Me operé el pecho el 5 de septiembre de 2017”, aclaró, intervención que le ayudó a superar sus complejos, y desmintió a aquellos que aseguran que tiene operados los pómulos y tampoco se ha sometido a una rinoplastia. Mangriñán confesó haberse inyectado silicio antes de viajar a Cayo Cochinos, un componente natural que combinado con radiofrecuencia y electrodos para hacer que el “músculo del culo esté más duro, dura tres meses, luego desaparece”, comentó.

Contradijo a quienes aseguran que tiene retoques en la mandíbula, pero sí especificó haberse “pinchado botox en el músculo masetero” para no forzar la mandíbula al dormir.


Además, Violeta apuntó que las marcas de la piel y el acné se las quita con láser. “Quiero que esto sirva de precedente y para que quede claro la única cirugía que me he hecho es el pecho, una bichectomía (o extracción de bolas de Bichat) y me inyecto los labios, fin. A toda esa gente que dice que me hago cosas, les digo que hago lo que me da la gana para mejorar”, concluyó.