Anabel Pantoja e Irene Rosales desvelan las consecuencias de la entrevista de Kiko Rivera

El hijo de Isabel Pantoja ha sacado a la luz todas las mentiras que, según él, la tonadillera mantenía desde hacía años

Irene Rosales Anabel Pantoja Kiko Rivera Isabel Pantoja

Irene Rosales y Anabel Pantoja se han visto implicadas en la guerra de Kiko Rivera e Isabel Pantoja.

S.C.P.

Anabel Pantoja e Irene Rosales, indirectamente, han sido dos de las personas más involucradas en la guerra de Kiko Rivera e Isabel Pantoja, que tuvo su punto álgido este viernes por la noche. Ahora, la prima y la mujer del Dj han explicado las consecuencias de la entrevista que hizo en el programa especial Cantora, la herencia envenenada.

 

La entrevista más dura de Kiko Rivera contra Isabel Pantoja

Kiko Rivera e Isabel Pantoja siempre han mostrado públicamente el gran cariño y complicidad que se tenían… hasta que el Dj hizo un descubrimiento que cambiaría su relación para siempre. De hecho, en la entrevista más dura de Kiko, descubrimos los motivos por los que madre e hijo se han estado enfrentando como nunca estas últimas semanas y que, según el cantante, ha llegado a un punto de no retorno: “No voy a poder perdonar a mi madre”.

“Me han engañado. Me han robado a sabiendas que me estaban robando”, fue una de las frases lapidarias que pronunció el hijo de Isabel Pantoja sobre su madre. Y es que hace tan solo unos meses que Kiko descubrió que su madre había estado vinculando la herencia que el cantante recibió de su padre, Cantora, a préstamos, embargos e hipotecas: “Sin saberlo llevo hipotecado desde los 18 años por culpa de mi madre”.

Kiko Rivera
Kiko Rivera, devastado, durante su entrevista.

Además, el pasado 2 de agosto, el cantante hizo un descubrimiento que nunca se habría imaginado. Kiko encontró por casualidad la habitación de su padre, Paquirri, abierta en Cantora. El marido de Irene Rosales descubrió que todas las pertenencias del torero estaban allí, pertenencias que habrían heredado Fran y Cayetano Rivera y que nunca habrían recibido porque, según Isabel Pantoja, fueron robadas hace muchos años.

“Yo toda mi vida he pensado que ahí no había nada. Cuando he entrado ahí no había nada”, desveló Kiko y añadió que “me siento engañado desde el momento en el que mi padre se fue. Lamento que las cosas hayan sido así. No me he enterado hasta ese día”.

 

Anabel Pantoja no se posiciona

Desde el inicio del conflicto entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja, la colaboradora de Sálvame no ha querido posicionarse entre ninguno de sus dos seres queridos. A pesar de que en su programa se le ha insistido para que tome partido en uno de los bandos, la joven siempre ha mantenido su opinión firme: “Yo los quiero a los dos”.

Ayer, después de todo el revuelo de la entrevista, Anabel Pantoja se sinceró con sus seguidores en sus historias de Instagram. La joven confesó que, a raíz de la entrevista de Kiko, había recibido muchos comentarios ofensivos, faltas de respeto e, incluso, “acusaciones de delitos”.

“Me he puesto a leer mensajes, leo muchos mensajes vuestros, sobre todo los bonitos... Pero he recibido muchos mensajes crueles, de inslutos y sobre todo acusándome de delitos, que es lo más fuerte”, explicó la influencer, para después añadir que "yo entiendo que esto es público. Kiko para mí es mi hermano, tiene todo mi apoyo desde el principio... Pero mi tía también".

"Quién no lo entienda, yo lo respeto, pero eso no da derecho a insultarme, a acusarme y ponerme en lugares y en tiempos en los que yo ni siquiera había nacido", se defendió. Además, Anabel también desveló que "yo ya he tomado una determinación" y que la conoceremos pronto, seguramente en Sálvame. "Yo amo a mi familia por encima de todo y de cualquier cosa", reiteró antes de terminar su comunicado. 

 

Irene Rosales: “Esto es el comienzo de algo muy duro”

La mujer de Kiko Rivera acudió al plató de Viva la vida para explicar cómo se encontraba su marido y las consecuencias que tendrá en su familia esta entrevista tan dura.

Irene explicó que, después de esa dura noche, Kiko “llegó al hotel destrozado y triste, sin ganas de hablar, tanto yo como los que estábamos allí con él le dejamos tranquilo porque no queríamos saturarle más. Se fue a la cama con un dolor de cabeza terrible, decía que la cabeza le iba a estallar. No se ha quitado un peso de encima, de hecho, el dolor que siente es mayor que si se lo hubiera quedado en casa”.

Irene Rosales
Irene Rosales en Viva la vida.

Según cuenta, este ha sido un momento clave para Kiko y su familia: “Es duro para todos nosotros escucharlo, imagínate cómo está él. Está temiéndolo todo. Esto es el comienzo de algo muy duro”. Y es que al Dj y a la tonadillera le quedan muchas cosas por resolver y Kiko aseguró que, si hacía falta, pasaría por los juzgados.

Por otro lado, Irene Rosales corroboró lo que su marido contó en televisión sobre que su madre no había estado a su lado con sus adicciones: “No ha ido a las citas con los médicos, siempre ha ido solo, con su amigo Fran o conmigo. Él ya lo dijo ayer, que ha echado en falta que su madre haya estado más pendiente del tratamiento que tenía”.