Isa Pantoja desvela una faceta suya que no le gusta a su madre

La hija de Isabel Pantoja pudo hablar con su hermano sobre el conflicto familiar en su 25 cumpleaños

Isa Pantoja La casa fuerte

Isa Pantoja se derrumbó después de hablar con su hermano, Kiko Rivera.

S.C.P.

Isa Pantoja ha celebrado su 25 cumpleaños en La casa fuerte. Precisamente, esta importante fecha coincidió con la segunda gala del reality, en la que hemos descubierto una nueva faceta de la hija de Isabel Pantoja que no le gusta a la tonadillera.

Y es que a la joven… ¡le encanta imitar a su madre! Aunque a la cantante le moleste cuando su hija lo hace. Anoche, sin ir más lejos, hizo una pequeña imitación en televisión, en la que cantaba la canción de Maluma ‘Hawaii’, pero con la forma de moverse de la Pantoja.

Por supuesto, Jorge Javier no hacía otra cosa que reírse ante tal imitación. Además, Isa estaba peinada al más puro estilo Leia de ‘Star Wars’, por lo que la escena fue de lo más divertida.

“No quiero decir nada más, porque no le gusta que la imite”, explicó y añadió divertida que “mi madre siempre me corrige... Pero es que ella habla así, es su forma… ¡Incluso cuando canta una canción de Maluma!”, le confesó al presentador.

 

Isa Pantoja celebra un cumpleaños difícil

Por otro lado, la celebración de sus 25 años no fue precisamente fácil para la joven, sobre todo tras recibir la llamada de su hermano, Kiko Rivera. Isa Pantoja lo está pasando muy mal por culpa del conflicto que están teniendo su hermano y su madre, Isabel Pantoja, y, de hecho, se puso a llorar en el estreno de La casa fuerte 2.

En esta segunda gala, Isa recibió la llamada del DJ para felicitarla y, además, le contó qué es lo que estaba ocurriendo realmente entre él y la tonadillera: “Sé que esto va a seguir por parte de mamá. Tengo que luchar, ya no por la herencia, me da igual, sino porque me haya metido en un marrón sin saberlo”.

Por su parte, y a pesar de que Isabel Pantoja no llamó a su hija a la televisión, la joven sí que quiso enviarle un mensaje conciliador: “Yo sé cómo tiene que estar y ahora por mucho que yo le diga estará destrozada. Que se tome tiempo, sin escuchar a nadie, y llegará el día en el que se siente a gusto para llamar. Y que la quiero mucho”.