Carmen Borrego, harta de que se la responsabilice de los conflictos familiares

La colaboradora de Sálvame no ha dudado en decir claramente lo que piensa del enfrentamiento con Terelu y Alejandra

Carmen Borrego harta guerra Campos

Carmen Borrego hoy, en Sálvame Diario.

G.G.P.

Los conflictos entre Las Campos continúan. Este fin de semana escuchábamos a Alejandra Rubio acusar a su tía Carmen Borrego de estar faltando al respeto a ella misma y a su madre y responsabilizándola, de alguna manera, de continuar y contribuir a que los problemas continúen en la familia.

A Carmen Borrego no le ha gustado nada esta reacción y ha confesado estar cansada de que digan que es la única que habla de los problemas familiares en televisión. “Gracias a Alejandra esto se está parando, porque como yo soy la única que habla…”, ha explicado irónicamente en Sálvame Diario. “No reconocer que no soy la única que habla de esto, cuanto menos, me parece de vergüenza”, se dirigía a Alejandra y Terelu, añadiendo que está “cansada de que se me responsabilice a mi de algo que dicen todos y de algo en lo que participan todos”.

Carmen Borrego Alejandra Rubio conflicto

Carmen Borrego escuchando las últimas declaraciones de su sobrina en Viva la Vida.

 

Por otro lado, ha admitido que es difícil parar con el cruce de declaraciones, y que en algún momento los dos bandos tendrán que cortar con ello: “He dicho muchas veces que no quiero hablar del tema, pero la dinámica del trabajo que tenemos es esta, y es lo que se nos pide. Es lo que tenemos que hacer, tampoco puedo llegar y ver esto y decir que no voy a hablar del tema”, ha dicho en referencia a su nuevo papel como colaboradora de Sálvame Diario.

Carmen Borrego reconoce que se equivocó en Sálvame

No obstante, Carmen Borrego no ha tenido problema en reconocer sus errores: no defendió a su hermana Terelu cuando Kiko Hernández estalló como nunca contra ella en Sálvame. La colaboradora ha admitido que fue “cobarde” y que se empequeñeció ante la ira del colaborador, añadiendo que no le importa reconocerlo.