Joaquín Prat podría no haber sido la única víctima de los montajes de Yola Berrocal

El polígrafo de Conchita le ha dado la razón en no haber cobrado nada por sus fotografías con el presentador

Joaquín Prat no habría sido la única víctima de los montajes de Yola Berrocal

Yola Berrocal no habría dicho toda la verdad el día que pidió disculpas a Joaquín Prat.

G.G.P.

Tras su polémica con Joaquín Prat, Yola Berrocal sigue sacando jugo a su paso por La Casa Fuerte. Si bien es cierto que Berrocal admitió que había llamado a un fotógrafo para que les pillara en una de sus citas y que Prat aclaró que no le guarda rencor, en este caso, ha querido desmentir su fama de montajista a través del Poli Deluxe de Conchita. Un polígrafo que, a falta de poder asistir a Sábado Deluxe, que ha cesado sus emisiones hasta la próxima temporada televisiva, se ha emitido en Sálvame Diario.

El polígrafo lo ha confirmado: Yola no habría cobrado nada por esa pillada con Joaquín Prat y ella misma admite no saber por qué lo hizo en aquel momento. “No fue por dinero ni por visibilidad, no sé porque lo hice”, ha vuelto a explicar. Y además, reiteraba que se siente arrepentida, volviendole a pedir perdón a Joaquin desde el plató de Sálvame.

No obstante, no todo fue agradable en el paso por el Poli Deluxe de Yola. Este determinó que, pese a haber dicho que fue la primera y última vez que hacía algo así, habría organizado montajes similares en otras ocasiones. De hecho, Rafa Mora mencionaba que podría haber pasado con el Padre Apeles, algo de lo que Yola no ha querido hablar.

Rafa Mora desvela la pregunta vetada de Yola Berrocal

Rafa Mora Interior copia

Rafa Mora quitó a Carlota Corredera de forma sorpresiva la tarjeta que contenía la pregunta vetada de Yola.

Había otra pregunta incómoda para Yola en el polígrafo, que de hecho quiso vetar. Tras la insistencia de los colaboradores para que hablara de ese tema, Rafa Mora le quitaba la tarjeta con el guión de las preguntas a Carlota Corredera, que estaba presentando en ese momento, y revelaba lo vetado: “¿Alguna vez han pagado para disfrutar de una velada contigo?”. El motivo por el que Berrocal no quería que se le realizase esta pregunta es porque trataba un tema con el que nunca se la había relacionado, tal vez como manera de evitar abrir este nuevo melón.