Kiko Hernández, harto de Alejandra Rubio: "Manda narices, niñata"

El colaborador ha estallado, contando lo mucho que ayudó a Mª Teresa Campos cuando sus hijas estaban de vacaciones

alejandra rubio vs kiko hernandez salvame

Kiko Hernández ha estallado como nunca contra Alejandra Rubio en Sálvame Diario.

G.G.P.

La guerra entre Las Campos y Kiko Hernández también continúa. Hoy, tras ver unas imágenes en las que Alejandra Rubio arremetía contra el colaborador, este ha estallado en Sálvame, revelando el problema que le solucionó a María Teresa Campos en plena ola de calor.

Y es que Kiko Hernández acusó a Alejandra Rubio de estar dando la espalda a su abuela en plena mudanza. Ella, contraatacaba diciendo que ya es hora de parar con los cruces de declaraciones en televisión, y que no cree “que esté más”, en casa de María Teresa. O que, al menos, así lo espera ella. Unas declaraciones que han terminado incendiando más al colaborador, haciéndole estallar en directo.

kiko hernandez declaraciones alejandra rubio

Kiko Hernández escuchando las últimas declaraciones de Alejandra Rubio en Sálvame.

 

“Eres una provocadora, no he vuelto a hablar de tu madre, ni de tu abuela… Ya estaban las cosas así… Yo sólo recuerdo lo que dijo tu abuela ese mes de agosto cuando estabais todas en Málaga, había una ola de calor brutal en Madrid y tu abuela dijo que era uno de los día más bonitos que había tenido en todo el verano”, ha empezado su relato Kiko Hernádez. Así lo contó en plena polémica por su visita a la presentadora en ausencia de sus hijas Carmen y Terelu. “Si tú no quieres que tu abuela tenga días bonitos ya será cuestión tuya, que le tengas que decir a una mujer de ochenta años con quien se tiene que reunir y con quien no… Manda narices, niñata”, ha continuado Kiko.

Kiko Hernández, el salvavidas de María Teresa en pleno verano

La cosa no terminaría aquí, Kiko Hernández ha acabado contando lo mucho que ayudó a Teresa en plena ola de calor, en agosto en Madrid. “Llegue a esa casa y noté algo de calor, cuando pasan dos horas y estamos todos chorreando digo… esto no es normal. Toco el aire acondicionado y estaba la calefacción puesta”, ha contado el colaborador. Dejando bien claro que lo único que hizo fue ayudar a su amiga: “Una señora de ochenta años con una ola de calor en Madrid bestial y la calefacción puesta… Lo único que hice esta tarde es tirarme toda la tarde buscando la caldera para que tu abuela no se desintegrara, porque hacía más de cincuenta grados.”.