Kiko Hernández rectifica: se arrodilla por Carmen Borrego y pide perdón a Terelu Campos

El colaborador, siguiendo el consejo de una buena amiga, ha sentido que lo mejor era terminar con su guerra contra Las Campos

kiko hernandez pierde gran amiga

Kiko Hernández en el plató de Sálvame Diario hace unos días.

G.G.P.

Kiko Hernández ha zanjado hoy la polémica con Las Campos que le lleva acompañando en las últimas semanas. El colaborador tenía varios frentes abiertos con Terelu Campos, Carmen Borrego y Alejandra Rubio. No obstante hoy, gracias al consejo de una buena amiga, el Hernández ha rectificado y ha pedido perdón públicamente.

Con la primera que ha tenido un gesto ha sido Carmen Borrego, a la que ha querido llamar en directo para pedir perdón: “Carmen, solamente te llamo para decirte que te quiero, te quiero, te quiero y te como los huesos. Se acabó lo de ‘Potota’, a partir de ahora eres ‘free Potota’, libre de Potota, y que te quiero”.

La hermana de Terelu Campos ha cogido la llamada y se ha mostrado muy cariñosa con Kiko Hernández: “El espectáculo siempre debe continuar, un beso para todos”. El colaborador ha demostrado lo muy agradecido que se siente por haber sellado la paz con Borrego y ha empezado a gritar: “Es que me tengo que echar al suelo y decirte, de verdad, que eres lo más grande que ha parido una madre. Enhorabuena Carmen, te quiero. ¡A tus pies, Potota!”.

kiko hernandez e arrodilla por carmen borrego

Kiko Hernández se rinde a los pies de Carmen Borrego en directo.

 

Kiko Hernández recula por Mila Ximénez

En cuanto a Terelu Campos, también ha rectificado su postura, tal y como ha confesado, por el amor y el respeto que Hernández tiene a la memoria de Mila Ximénez. “Ayer hablé con una amiga y me dijo: ‘Que nunca se te olvide lo que Terelu hizo por una persona muy especial para ti, y que nunca se te olvide lo que a esa persona le gustaría que tuvieras de trato con Terelu Campos’”, ha contado.

A continuación se ha dedicado a pedirle perdón a la madre de Alejandra Rubio: “Si te he ofendido te pido disculpas otra vez, perdóname, ya sabes la lengua que tengo, que de pronto me caliento y tal. No tengo absolutamente nada en tu contra, todo lo contrario, si tengo que poner en una balanza todos los favores que me has hecho, las veces que he encontrado tu apoyo y tu cariño han sido miles. Me he portado muy mal contigo este último año. Lo siento mucho, te pido disculpas y no tengo nada más que decir”.