Rocío Flores se derrumba de nuevo en plató por defender a Olga Moreno

La hija de Antonio David y Rocío Carrasco tiene claro lo que siente por la superviviente

Rocío Flores Supervivientes

Rocío Flores, al borde de las lágrimas, ha vuelto a dar la cara por Olga Moreno.

S.C.P.

Rocío Flores acudió anoche nuevamente al plató de Supervivientes. A pesar de que en varias ocasiones ha asegurado que ella no es defensora de la mujer de su padre, sino una colaboradora más del programa, ayer volvió a derrumbarse defendiendo a Olga Moreno.

Y es que la exsuperviviente mira con lupa todas las intervenciones que hacen sus compañeros sobre Olga, sobre todo por la polémica que vive su familia tras la emisión de la serie documental de su madre, Rocío Carrasco.

En esta ocasión, fue Lorena, la hermana de Melyssa Pinto, la que opinó que la amistad de la mujer de Antonio David con su hermana no era sincera: "Yo no digo que Olga se mala persona ni nada. Solo que en mi concepto de amistad no cabe que primero me hayan criticado". 

"Las personas que habéis estado ahí no sabéis lo necesario que es el tener apoyo dentro de esa isla. El momento de acordarte a tu familia... Yo he vivido eso en mis carnes. Me hace hasta ilusión que sea Olga una de las personas con las que haya tenido confianza", opinó Rocío para defenderla. 

Rocío Flores rompe a llorar por Olga Moreno

Marta López, que también estaba en plató, defendió las palabras de la nieta de "la más grande". Entonces, su gran enemiga Alexia Rivas criticó que Marta defendiera tanto a Olga "respecto a otras personas", refiriéndose a que la hija de Antonio David no sea su defensora oficial.

Rocío Flores, muy afectada por el comentario, estalló: "¿Te explico por qué no la defiendo a muerte como lo he hecho toda la vida? Yo te lo quiero explicar. Si yo no me parto la cara como lo he hecho siempre es por la situación que tengo fuera", dijo con los ojos vidriosos. "Porque es muy complicado, las cosas de fuera con las cosas de dentro. Y si encima vengo aquí y hay personas que me mezclan una cosa con la otra, para mí es muy complicado...", continuó.

Ya con lágrimas en los ojos aseguró que "yo cada vez que se me ha puesto cosas de Olga me he partido la cara y lo seguiré haciendo hasta el día en que me muera, porque así lo siento""Es una realidad, le moleste a quien le moleste. Eso no lo va a cambiar nadie. Se ponga quien se ponga por montera", dijo lanzando una clara indirecta a su madre.