“Infiel”: un polémico exitazo en Turquía que acabó con multa por “amoralidad”

Tanto la serie que arrasa los domingos en Antena 3 como el resto de las que se produce en el país otomano deben pasar el control de un organismo estatal

serie infiel

El matrimonio protagonista de la serie.

A.M

Los fans habituales de las series turcas se habrán dado cuenta de que a pesar de que sus historias están cargadas de amores románticos, pasiones, relaciones prohibidas, traiciones y venganzas, todo se desarrolla siempre en un clima de lo más casto en el que apenas se ven besos -y los que aparecen son en la mejilla, por supuesto-, y no existen las escenas de cama o el contacto físico íntimo.

Los actores turcos jamás se tienen que quitar la camiseta para enseñar pectorales -algo que en España es algo más que habitual—y sus actrices nunca se han visto en la tesitura de protagonizar una escena tórrida o mostrar un milímetro de la belleza de sus cuerpos. Y ni qué decir de lo que esconden bajo su ropa interior. Es secreto de estado.

36 BODA MI HIJA

En "Mi Hija" los protagonistas se casaron sin darse un solo beso en la boca.

Censura de las escenas subidas de tono

Esto sucede porque la ficción producida en el país otomano, esa que está arrasando en nuestro país en Antena 3 y Telecinco a través de series como “Mujer”, “Mi hija”, “Love is in the air”, “Tierra Amarga” y, por supuesto, “Infiel”, son proyectos mirados con lupa, sometidos al control de un órgano estatal llamado Consejo Supremo de Radio y Televisión de Turquía, RTÜK. Se trata de una agencia estatal formada por nueve miembros elegidos por el Parlamento que tienen como labor supervisar, censurar y sancionar las emisiones que no cumplen con los criterios estatales en cuanto a moral.

Esos contenidos censuran inmediatamente cualquier escena subida de tono, e exceso de alcoholismo o el adulterio, pero también personajes homosexuales, del colectivo LGBT, como pasó en la ficción “Only you” con Özge Özpirinçci, la prota de “Mujer”, que iba a hacerse ni  más ni menos que para Netflix. El proyecto no recibió luz verde para desarrollarse por parte del RTÜK porque en sus tramas había un personaje homosexual, así que las exigencias fueron claras: o lo borraban del guión o no la podían rodar.

ozge mujer retira actuacion

Una serie de Özge Özpirinçci fue vetada por tener un personaje homosexual.

La plataforma prefirió cancelar el proyecto antes que eliminar el personaje en cuestión. Además, también la comedia romántica “Love is in the air” ha recibido una multa económica por mostrar a los protagonistas masajeándose y en el jacuzzi, pues esas escenas se consideraban como contenido erótico que contradecía las costumbres y tradiciones del modelo de familia turco.

Una multa por mostrar relaciones infieles

Pues bien, la mano dura del RTÜK también cayó sobre “Infiel”, la serie protagonizada por Caner Cindoruk y Cansu Dere que tanto nos ha atrapado los domingos en Antena 3. “Sadakatsiz” -ése era tu título original-, se convirtió en su estreno en Turquía, el 7 de octubre de 2020, en todo un fenómeno, ocupando el “top 3” en el ranking de series más vistas del país y alcanzando cuotas de audiencia históricas, algo que catapultó aún más al éxito a sus protagonistas, que allí son auténticas estrellas idolatradas por todos los ciudadanos. Sin embargo, los maravillosos índices de audiencia no pudieron evitar que la polémica estallara en torno a sus tramas, algo que enturbió el fantástico éxito de la ficción.

Y es que la productora de la ficción y la cadena que la emitía debieron pagar una multa considerable por amoralidad, por “mostrar las relaciones extra matrimoniales como algo normal”. Según su estricto juicio, este tipo de contenidos en horario de máxima audiencia “son un mal ejemplo” porque crean “modelos a seguir que pueden afectar negativamente a los jóvenes y los niños”.

QVH domingo Infiel

La relación extramatrimonial del protagonista fue multada en Turquía.

Sin duda, en España nos choca este tipo de censura, sobre todo porque el RTÜK censura la infidelidad cuando es la mujer la que la protagoniza, pero no en el caso del hombre, algo que muestra el largo camino que en Turquía todavía tienen que andar en cuanto a igualdad de género.