La reina Sofía y la infanta Elena: imágenes en la boda real de Philippos de Grecia

El hijo pequeño de Constantino y Ana María de Grecia y sobrino de la reina Sofía se casó en la catedral de Atenas con Nina Flohr

reina sofia boda philippos grecia

La reina Sofía, con su hermana, Irene, y su sobrino, Pablo de Grecia.

Redacción

Hacía tiempo que no se veía tanto príncipe europeo por metro cuadrado. Pero parece que, poco a poco, las bodas pospandemia (muchas de ellas pospuestas a causa del COVID-19) van tomando impulso. Ha sido el caso del enlace religioso de Philippos de Grecia, hijo pequeño de Constantino y Ana María de Grecia, con Nina Flohr, hija única del empresario y magnate suizo de la aviación privada Thomas Flohr, cuya fortuna estimada es de 2.000 millones de euros. Una boda redonda.

A esta gran boda griega no faltaron la reina Sofía y su hermana, Irene, tías del novio, ni tampoco la infanta Elena, que es madrina del príncipe Philippos. Y eso que, en el caso de doña Sofía, su agenda estaba algo complicada ya que el viernes se encontraba en Oviedo, asistiendo  a la ceremonia de los premios Princesa de Asturias.

Pero eso no le impidió regresar a Madrid por la noche y, al día siguiente y madrugando mucho, embarcar en un avión rumbo a Atenas, haciendo escala en Milán.

Las joyas de reina Sofía y de la infanta Elena

infanta helena boda grecia

La infanta Elena lucía un collar de rubíes y diamantes que le regalaron el día de su boda, en 1995, con Jaime de Marichalar.

Y el esfuerzo valió la pena y fue suficiente para que llegase con tiempo a la catedral de Atenas, acompañada por su hermana y su hija, siendo una de las más elegantes, como siempre.

Para la ocasión, la reina Emérita eligió un vestido tornasolado a capas, complementado con un collar de perlas con colgante de rubí, que perteneció a su madre, la reina Federica. También doña Elena, con un vestido azul marino, una chaqueta corta de "pailletes" y un espléndido collar, muy especial para ella, de rubíes, esmeraldas, zafiros y diamantes montados en oro, que fue un regalo con motivo de su boda con Jaime de Marichalar en 1995.

El escenario de esta boda guardaba también para doña Sofía recuerdos muy especiales, ya que fue en la catedral ortodoxa de Atenas donde se casó con don Juan Carlos en 1962.

El novio estaba muy nervioso

Philippos de Grecia y Nina, que celebraron su ceremonia por lo civil en diciembre del 2020 en la estación de esquí de St. Moritz (Suiza), no han elegido este templo al azar. Aquí se dieron el "sí, quiero" los padres del novio, Constantino y Ana María, en 1964, cuando todavía eran reyes de Grecia.

La novia, de 34 años, lució un vestido de Chanel, con un velo que, cual princesa de cuento de hadas, se sujetaba con una tiara corsario, que era la misma que llevaron en sus bodas sus dos cuñadas, Marie Chantal Miller, casada con Pablo de Grecia, y Tatiana Blatnik, que pasó por el altar del brazo de Nicolás.

El novio, de 35 años y bastante nervioso, llevó un clásico chaqué y se mostró muy cariñoso y emocionado con su flamante esposa.

En cuanto a la lista de invitados, aparte de doña Sofía y su hermana, Irene, y Constantino, al que vimos yendo en silla de ruedas, y Ana María, llamó la atención que la inmensa mayoría formaban parte de las nuevas generaciones de la realeza. Allí estaban, además de Andrea Casiraghi y Tatiana Santodomingo, Christian de Hannover con Sassa de Osma o Beatriz de York con Edoardo Mapelli y su hermana Eugenia con Jack Brooksbank.

Más información e imágenes sobre este enlace real en las páginas de tu Revista Pronto.