Iñaki Urdangarin hace planes para su nueva vida

El marido de la infanta Cristina ya tiene la libertad condicional

URDANGARIN

Urdangarin ha estado tres años y diez meses en la cárcel.

Redacción

El pasado 3 de marzo fue un día importante para Iñaki Urdangarin. Con esa fecha se hacía efectiva la libertad condicional que, días antes, le había concedido el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Bilbao.

El todavía marido de la infanta Cristina llevaba meses batallando por conseguirla y se la han dado. Además de haber cumplido dos terceras partes de la pena que le impuso el tribunal (cinco años y diez meses), su buen comportamiento, tener trabajo y haber seguido un programa piloto para presos por delitos económicos han sido decisivos para que no vuelva a pisar la cárcel.

Se abre para él una nueva vida y, a sus 54 años, el ex-Duque de Palma tiene planes para su porvenir más inmediato.   

Se está formando "on line"

En lo laboral, se ve ganándose la vida en alguna actividad relacionada con el deporte y está siguiendo un curso "online" para formarse como asesor de gestión deportiva, especialmente en "scouting", análisis de estrategia para estudiar la competitividad de un club.

Con el fin de hacer el trabajo que le exigen, el exbalonmanista contactó con el FC Barcelona, donde jugó durante 15 años al más alto nivel y donde ahora compite su hijo Pablo, de 21 años, para entrevistar a jugadores y directivos.

De hecho, también se ha hablado de que podría convertirse en comentarista televisivo. 

El club culé ha desmentido que Urdangarin vaya a realizar prácticas deportivas en sus instalaciones, pero las relaciones se están normalizando, ya que Iñaki fue uno de los invitados en la celebración en el Palau Blaugrana del 50º aniversario de la creación de la sección de balonmano.

Su madre conoce ya a su novia

En lo personal, su relación sentimental con Ainhoa Armentia se está afianzando y Urdangarin ha presentado a su nuevo amor a su madre, Claire Liebaert.

Por lo menos, a la joven se la ha visto en su moto traspasando la verja de Ciudad Jardín, la urbanización privada de Vitoria, donde la señora tiene un piso de grandes dimensiones.

Descubre más en tu revista Pronto de esta semana.