Kiko Matamoros abandona 'Sálvame' totalmente derrumbado

El colaborador de 'Sálvame' aseguró que no le desea nada malo a su hija Anita, pero que no quiere tener relación con ella

kiko matamoros

Kiko Matamoros lleva meses sin tener contacto con su hija Anita.

N.D.

La relación de Kiko Matamoros con su hija Anita sigue sin novedades. Padre e hija llevan distanciados varios meses y ayer, con motivo del cumpleaños de Anita, Kiko se vino abajo en el plató de 'Sálvame.

Fue Paz Padilla quien, tras hacer un comentario, se disculpó con el colaborador confesando que se sentía mal al respecto.

Kiko no estaba pasando su mejor día al no poder celebrar al lado de su hija sus 21 años. ¿Los motivos? La relación inexistente que hay entre ambos, y los planes de la joven influencer, que decidió celebrarlo en la costa andaluza, rodeada de sus amigos.

Kiko Matamoros, roto de dolor, no felicitó a su hija por su cumpleaños

Aunque hace unos meses todavía tenía la esperanza de poder recuperar a su hija, el colaborador ve que ese deseo se va complicando cada vez más. La relación, que se ve quebrada por la separación de Makoke, su madre, con él, no parece ir por buen camino y por ese motivo, Kiko estalló, derrumbado, en el plató, al que acudió con unas gafas de sol un tanto extrañas.

“No me siento obligado a tener que hacer ciertas cosas sintiendo que no hay voluntad por la otra parte de no hacerlas”, dijo justificándose por no felicitar a Anita.

Tras los consejos de sus compañeros, que le animaban a acercarse a su hija, Paz Padilla le dijo que Anita solo tenía 21 años y que ha pedido ayuda porque no está bien. Kiko se marchó del plató y cuando volvió, pasados unos minutos y visiblemente emocionado, la presentadora le pidió disculpas diciéndole que se "sentía mal" y que lo sentía y el colaborador concluyó: "No te sientas mal, yo lo siento porque no debo hablar de esto”.