Paz Padilla: su nueva vida después de que su hija Anna se vaya de casa

La humorista se volcará en el trabajo, la familia y los amigos para hacer frente a este cambio en su vida

paz padilla

La presentadora está muy unida a su única hija.

Redacción

Comienza una nueva etapa en la vida de Paz Padilla. Y es que su única hija, Anna, su puntal y gran apoyo en los momentos importantes, se va de casa. La joven, de 24 años, ha dedidido irse a vivir con su novio, algo que la humorista "apoya al 200%", tal y como ha confesado Ferrer. 

Pero, claro, una cosa es apoyar a un hijo en un paso tan natural e imprescindible para su crecimiento y, otra, muy diferente, no sentir un nudo en la garganta y una gran pena al saber que se quedará sola en una casa de 384 metros cuadrados. Demasiado espacio para no compartirlo con seres queridos y Anna ha sido y es un referente para ella. 

paz y anna
 

Una casa demasiado grande para no ser compartida

paz padilla huerto y familia

Sin Anna en casa, tendrá más tiempo para cosas que le gustan como practicar acroyoga, cuidar del huerto y estar con los suyos (abajo, con sus hermanos).

Tras la muerte de su marido, Antonio Vidal, en julio del 2020, la presentadora tuvo en Anna a uno de los mayores puntales para seguir adelante. Anna estuvo en todo momento a su lado para ayudarla a transitar, con apoyo, el duelo por haber perdido al amor de su vida. Sin su hija a su lado, sin el cariño, el ánimo y la vitalidad que su presencia le ha transmitido, este año habría sido muchísimo más duro para la célebre cómica gaditana.

Por eso, ver cómo su hija prepara la mudanza para dejar vacía su habitación en casa está suponiendo un difícil momento para la humorista, que tendrá que volver a echar mano de todos sus recursos para no venirse abajo. Seguro que no pasará. Padilla ha demostrado que es una mujer fuerte, positiva y suficientemente enamorada de la vida para afrontar un nuevo inconveniente como éste.

Incluso sabe que, pasada la primera pena, es una oportunidad de oro para mejorar la relación con su hija, que es excelente, pero también tiene sus "cosillas". 

paz y anna montaje

Socias en un negocio, comparten pasión por Zahara de los Atunes y suelen hacer vídeos juntas para redes.

Paz Padilla: "Ella ha estado trabajando mucho y hemos coincidido poco"

Como reconocía la joven influencer en una entrevista a "Jaleos", "hay momentos en que no nos entendemos". Con este comentario, Anna hacía referencia al mundo laboral, ya que madre e hija son socias de la marca NoNiNá, pero es evidente que sus palabras se pueden trasladar a la vida cotidiana. La convivencia, ya se sabe, es muy desgastante y la forma de ver las cosas es siempre diferente entre una madre y una hija.

"Igual necesitamos un poquito de espacio. Aunque ella ahora ha estado trabajando muchísimo y hemos coincidido menos, al final, la convivencia… Pero mi madre me ha animado desde que le dije que quería irme de casa. Me dijo que es la vida, que me toca, que tengo que seguir creciendo", ha explicado la joven economista, que reveló que estos días ultima los detalles para esta nueva faceta en su vida.

Aunque, pese al cambio, Anna está segura de que seguirá yendo mucho por el chalet de su madre "para desconectar del centro de Madrid y porque allí tengo a mis amigos, los perros, las gallinas…". Y es que, como bien saben los padres con hijos emancipados: con un poco de distancia, las relaciones mejoran. Menos tiempo juntos, pero de mayor calidad e intensidad.

Paz y Anna comparte dos negocios juntas

Todos los que las conocen un poco saben que Paz seguirá viendo mucho a Anna. No sólo por su negocio de bolsos (en el que la presentadora está muy implicada, aunque sea su hija la que lleva las riendas), sino porque comparten muchos gustos y aficiones. Además, acaban de arrancar otro proyecto unidas.

También van juntas al gimnasio, siempre que pueden se escapan unos días para disfrutar de la belleza de Zahara de los Atunes (Cádiz), hacen vídeos para las redes, les encanta ir de compras o almorzar juntas en algún local de moda. Y, por supuesto, Anna es tan familiar como su madre.

Porque, a partir de que se quede sola en casa, la familia y los muchos y buenos amigos que tiene van a ser uno de los apoyos de Paz Padilla. A la presentadora le encanta organizar reuniones en su casa y ejercer de anfitriona. Los abrazos, las conversaciones, el amor y las risas que le reportan esos encuentros van a ser uno de los mejores combustibles para ella. Y los suyos van a estar porque, según cuenta Anna, Paz tiene el don de convertirse en el centro de atención allí donde esté. Es una mujer que se hace querer. 

Al frente de un nuevo concurso en la cadena Cuatro

paz trabajo

Además de "Sálvame" (abajo), está de gira con la obra "El humor de mi vida", basada en el libro que escribió, y muy pronto conducirá en Cuatro el concurso "A simple vista" (arriba a la derecha).

No sólo las actividades con otros van a llenar ese "vacío". Paz ha encontrado refugio en la meditación, en el ejercicio físico, en el acroyoga (que se practica colgado del techo mediante telas), en el cuidado del huerto de su casa y en la compañía de sus perros. Pero donde más se ha volcado la cómica es en el trabajo, faceta en la que vive un espléndido momento y que le está sirviendo para olvidar las tristezas. Además de seguir en "Sálvame", está de gira teatral con "El humor de mi vida" y prepara el "asalto" a Cuatro como presentadora de un nuevo concurso de la cadena: "A simple vista". ¡A tope!