Paz Padilla, una vida intensa de amor, lágrimas y humor

Primer capítulo del coleccionable dedicado a la presentadora. Analizamos su infancia, llena de estrecheces

Paz Padilla

La gaditana siempre ha hecho frente a las adversidades con una sonrisa.

Redacción

El desparpajo, el sentido del humor, la risa y el optimismo de la presentadora de “Sálvame”, Paz Padilla, esconden un duro pasado y un largo camino que, pese a las dificultades, ha sabido recorrer con la fuerza de los vientos de su Cádiz natal y una determinación que le han permitido alcanzar merecidamente el éxito.

A partir de esta semana, en tu Revista Pronto repasamos la vida de esta mujer que, desde niña, ha sabido enfrentarse a las adversidades con valentía, resiliencia y transmitiendo felicidad. Así lo hemos podido comprobar después la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, tras la que se ha refugiado en la meditación.

Comían el pan del día anterior y la fruta picada

En este primer capítulo repasamos la niñez y la adolescencia de la presentadora. Nacida el 25 de septiembre de 1969 en Cádiz, Paz vino al mundo en el seno de una humilde familia de siete hermanos, que salió adelante con mucho esfuerzo y gracias al trabajo de sus padres.

Luis Padilla, era cristalero y también tramoyista en el Gran Teatro Manuel de Falla de la ciudad, mientras que Dolores Diaz (a la que todos llamaban Lola) limpiaba la Facultad de Medicina.

Gracias al ingenio de Lola a sus hijos no les faltó la comida. Un día, se fue a hablar con el panadero, para pedirle si le podía guardar el pan del día anterior; después, fue a la frutería y, al ver que las piezas que estaban picadas solían acabar en un cubo, descartadas, le pidió al frutero si podía dárselas, y lo mismo hizo en la huevería, donde iba a recoger los huevos que se partían y que le guardaban en un tarro.

El recuerdo del pan seco, mojado y, luego tostado y untado con manteca para cenar, sigue muy vivo en la memoria de Paz, que más de una vez tuvo que acompañar a su madre a Cáritas en busca de comida y ropa. Y qué decir de los Reyes Magos. Paz no vio nunca el comedor de su casa lleno de regalos y juguetes para todos.

No te pierdas más increíbles anécdotas de los primeros años de la vida de Paz en tu revista Pronto esta semana.

Paz Padilla Nina

Paz fue una niña traviesa que se peleaba con los vecinitos.