Ana Obregón y Paz Padilla: la actividad con la que ambas intentan recuperar la calma

Obregón en la montaña y Padilla en la playa, ambas están practicando meditación para superar la muerte de su hijo y su marido, respectivamente

portada obregon paz

Ana Obregón y Paz Padilla han vivido la muerte de cerca prácticamente en paralelo.

G.G.P.

En los últimos meses, muchas han sido las pérdidas sentidas en el mundo de la actualidad rosa. Dos de las que más eco han hecho han sido la del marido de Paz Padilla, Juan Antonio Vidal, y la del hijo de Ana Obregón, Álex Lequio. La presentadora y la actriz no sólo han estado muy unidas en este proceso paralelo, sino que ambas han encontrado refugio en la naturaleza y en una actividad muy especial: la meditación.

Paz Padilla lo ha hecho desde un punto más espiritual, sumándose a la práctica de meditación; y, por su lado, Ana Obregón, sintiendo algunos paisajes como su refugio en los que también la hemos visto hacer sus ejercicios de calma mental particulares. Justo ayer, Obregón compartía con sus seguidores una sentida reflexión acompañada de un paisaje en plena naturaleza, también en posición de meditar.

Además, la polifacética artista quiso compartir un video de este emplazamiento tan especial con el hashtag #alessforever en el que “encontrar la paz en este viaje hacia mi interior”, tal y como explicaba en su Instagram. Un lugar en el que Ana lleva ya más de un mes.

 

Ana Obregón y Paz Padilla: meditación y apoyo mútuo

Y es que tanto Padilla como Obregón están atravesando sus procesos de duelo con muchos puntos en común. Uno de ellos, la meditación. De hecho, pudimos ver a Paz Padilla con una instructora en la playa de Zahara de los Atunes, practicando estos ejercicios de mindfulness, una actividad muy en la línea de todo el aprendizaje que la presentadora había hecho en el proceso de acompañar a su marido en la muerte, tal y como explicó en su sorprendente entrevista en Sábado Deluxe, antes de su vuelta a televisión y al trabajo.

Dos mujeres que atraviesan un duro momento vital en el que es importante calmar la mente y reencontrarse con ellas mismas. Ambas, un apoyo en muchos momentos para la otra, una sorprendente hermandad producida por la comprensión única de dos personas que están en un momento tan particular.