Paloma Cuevas, feliz tras separarse de Enrique Ponce

La expareja firmó los papeles de divorcio el pasado 16 julio y ella mantiene la custodia de sus dos hijas. Mira cómo afronta sus primeras vacaciones sin Enrique Ponce

paloma cuevas

La empresaria está de vacaciones en París con sus dos hijas.

N.D.

Tras firmar los papeles de divorcio hace unas semanas, después de un año de conocerse el romance entre Enrique Ponce y Ana Soria, el torero se ha mudado con su nueva pareja a su propio nido de amor en Almería entre rumores de posible boda.

Por su parte, Paloma Cuevas también ha cambiado de aires y ha puesto rumbo a París con sus dos hijas, Palomita y Blanca, donde la hemos visto disfrutar de los principales monumentos de la ciudad del amor y también de Disneyland.

Amistades y familia: su gran apoyo

Una vez efectuado el divorcio, que se hizo "con absoluta cordialidad, de mutuo acuerdo y sin ninguna discrepancia económica", según una fuente familiar, han salido a la luz declaraciones de una íntima amiga de Paloma sobre el nuevo amor de Enrique, Ana Soria, después de que esta expresara su deseo de querer "vivir tranquilos".

Después de 24 años casados y considerados como una de las parejas más consolidadas, Paloma se ha apoyado en el calor y el amor de sus hijas y de sus amigas para pasar página en este asunto. Una de sus íntimas amigas, Mercedes, aseguraba que Paloma “afronta el futuro con confianza y fortaleza, sin mirar atrás, curada de males y volcada en la gente que la quiere".

Hace unos semanas compartía en sus redes sociales una fotografía junto a sus amigas en la que escribía: "El valor de la AMISTAD".

También mostraba un tierno recuerdo con su hija jugando en la playa: