Kiko Matamoros recuerda su peor etapa distanciado de sus hijos

El colaborador ha desvelado el motivo por el que no está siguiendo la serie documental de Rocío Carrasco

Kiko Matamoros recuerda su peor etapa distanciado hijos

Kiko Matamoros ha relatado hoy en Sálvame cómo fuern los cuatro años que estuvo sin hablarse con su hijo Diego.

G.G.P.

A apenas un día del final de ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, Jorge Javier Vázquez hacía una broma en Sálvame a Kiko Matamoros: “Voy a pedir a Telecinco que repitan la serie documental pero los jueves, porque los miércoles no puedes”, expresaba el presentador, haciendo broma sobre la actitud crítica que ha mantenido con Rocío Carrasco el colaborador, pareciendo uno de los que menos ha empatizado con ella. Este comentario ha desatado una confesión inesperada de Matamoros: “Podría verla al día siguiente y no lo hago, lo voy a hacer publico y no me da vergüenza”, ha expresado sobre los motivos que le han hecho no seguir la serie documental.

“Me da muchísima pena, a mi me ha pasado que ha ido mi hijo con 30 años y me ha pegado un vapuleo en los platos que no tenia ni ánimos para ir a comprar el pan”, confesaba como nunca antes sobre la etapa en la que no se hablaba con su hijo Diego Matamoros. “Yo hubiera preferido que mi hijo me rompiera la cara”, ha terminado sentenciando acerca de su etapa más conflictiva.

Este sería el motivo que ha llevado a Kiko Matamoros a poner distancia con el relato de Rocío Carrasco: le hace daño. “No me es agradable, me remueve muchas cosas. No lo entiendo, pero los psicólogos sabrán porque, yo tendría las mismas razones para no volver a hablar con mi hijo en toda la vida, pero sin embargo estaba deseándolo y lo tenía como una prioridad absoluta en mi vida”, ha explicado visiblemente emocionado.

Sólo le falta reconciliarse con Anita Matamoros

Ahora, y en parte gracias a su actual pareja Marta López Álamo, quien ha jugado un papel fundamental en su acercamiento, Kiko Matamoros vuelve a tener contacto con todos sus hijos. La única excepción: Anita Matamoros, con la que todavía no se habla por otros motivos. Ahora, contaba, vive “mucho más feliz, mucho mejor y más de acuerdo conmigo mismo, con lo que me rodea y muy agradecido”.

Desde el primer día el colaborador supo que no podía afrontar de forma sana el visionado de este relato tan duro: “Me he pasado 4 años sin hablar con un hijo mío y sé lo que es eso”, ha contado, añadiendo que “no pude ver el segundo capitulo, me fui a la cama y no pegaba ojo, me pareció tan brutal, me cuestioné muchas cosas que había dicho en platós”. Un tema con el que incluso ha llegado a decir, se le “remueven las tripas”.