Rocío Flores y Ana María Aldón se enfrentan en un cara a cara

Las supervivientes han aclarado sus asuntos pendientes antes de abandonar Honduras

Rocío Flores y Ana María Aldón se enfrentan en un cara a cara

Rocío Flores y Ana María Aldón se han sincerado la una con la otra.

S.C.P.

Rocío Flores y Ana María Aldón han tenido una relación con muchos altibajos durante todo el concurso de Supervivientes 2020. La pasividad de Ana María ante los constantes enfrentamientos de Rocío contra Antonio Pavón y Yiya del Guillén, han hecho que, desde el principio, hubiera tensión entre ellas.

Pero, desde hace unas semanas, las concursantes han estado más unidas que nunca, sobre todo cuando coincidieron en el mismo equipo y la mujer de Ortega Cano enseñó a la hija de Antonio David a pescar.

Como ya informamos ayer, Lara Álvarez y los finalistas del concurso ya han llegado a España pero, anoche, durante la gala de Supervivientes: Tierra de nadie, vimos cómo Ana María y Rocío resolvían sus asuntos pendientes antes de abandonar Honduras. Ambas se enfrentaron en un sincero cara a cara, donde se dijeron las “cosas buenas”, pero también salieron a la luz algunos reproches del pasado.

 

Ana María: “Eres luz”

Las supervivientes comenzaron conversando sobre su buena relación y es que, desde que comenzaron a salir juntas a pescar, Rocío y Ana María han sido uña y carne y se han apoyado mucho mutuamente.

“Cosas buenas tienes muchas. Una de ella es que eres la luz de donde quiera que vayas. Contagias la alegría. El positivismo, eres muy positiva. Eso nos ayuda mucho, nos aporta mucho. Cuando estamos mal nos dices, venga chicos que ya no queda nada. Cuando debería ser al contrario, te lo debería decir yo”, explicó la mujer de Ortega Cano.

Además, agradeció la actitud que la joven ha tenido en las últimas semanas de concurso: “Pudiéndote haber molestado mucho conmigo porque no estuve a la altura, no me lo has tenido en cuenta. Has sido siempre muy generosa. Me has hecho muy feliz, me has dado mucho más en este concurso que yo a ti. Tengo 42 años y hay lecciones que me has dado tú a mí”.

Por otro lado, también opinó que “eres clara y directa pero me gustaría que a veces tuvieses más tacto conmigo”, a lo que Rocío respondió que “es que a veces estás cuajadísima y no te enteras de nada”.

La hija de Antonio David argumentó que “soy clara porque soy así, me gustan las cosas claras, no me gustan los rodeos ni la falsedad, pero nunca he faltado al respeto a nadie y siempre lo he intentado hacer de la mejor manera posible”.

Rocío también agradeció a Ana María “haber estado juntas la última etapa y haber sabido equilibrar la balanza”.

 

Rocío: “Pensaba que eras mi familia”

A pesar de que Ana María y Rocío se han despedido de Honduras con una muy buena relación entre ellas, la hija de Antonio David no quiso marcharse sin antes confesar las actitudes que le habían molestado de la diseñadora.

“Entré en este concurso pensando que formabas parte de mi familia absolutamente y que eso iba a ir por encima de cualquier cosa”, explicó la hija de Antonio David, “pero luego me di un choque de realidad. Tú decidiste que éramos concursantes individuales y que veníamos a hacer cada una nuestro concurso”.

 

 

“No he entendido en muchísimas ocasiones posturas que has tenido. No lo entiendo porque, aunque no seas parte de mi familia de sangre, solo por ser la mujer de quien eres, para mí lo determina todo”, le reprochó la joven.

 

 

No obstante, concluyó la conversación asegurando que “también te lo tengo que agradecer porque gracias a eso, he podido crearme un escudo y crecer y mejorar como persona”.