Ana Obregón: el golpe más duro, perder a su hijo, Álex Lequio

En el sexto y último capítulo dedicado a la vida de la actriz, repasamos la enfermedad y muerte de Aless, que la dejó devastada

Ana Obregón: El golpe más duro

Ana estaba tremendamente orgullosa de su hijo, que estudió dos carreras.

Redacción

Este 2020, Ana Obregón ha recibido el golpe más duro de su vida: perder a su hijo, Álex Lequio, que falleció tras una dura lucha contra el cáncer con tan sólo 27 años. Convertida en madre coraje, la actriz batalló conjuntamente con su hijo, confiando en la recuperación del joven, pero Aless no pudo vencer y su muerte dejó a Ana devastada y sin ganas de vivir.

En este sexto y último capítulo dedicado a la vida de Ana Obregón, hacemos un repaso a cómo encaró la familia la enfermedad de Álex, cómo se enfrentó a su muerte y de qué manera está viviendo este durísimo duelo.

La noticia llegó tras una época relajada

Después de los problemas de salud que sufrieron sus padres, en el 2015 y en el 2016, llegaron un par de años de tranquilidad a la vida de la actriz, quien pudo volver a pensar en su vida profesional y participó en “Ven a cenar conmigo” y en la segunda temporada de “Paquita Salas”. Y también seguía, por descontado, pendiente de su hijo porque su prioridad, aparte de ser la mejor hija, era también ser la mejor madre del mundo. Ana Obregón no podía disimular que Aless era el único hombre importante de su vida.

Su única preocupación, estar junto a su hijo

Todo cambió en marzo del 2018, al recibir el golpe más duro de su vida cuando le detectaron un cáncer a Aless, que tenía 26 años. Desde entonces entró en un túnel que no iba a tener salida, a pesar de su optimismo natural y de la fuerza de su amor constante por su hijo. Aquel cáncer frenó en seco su vida y Ana eliminó de ella todo lo que no sirviera para ayudar a Aless a vencer la enfermedad. Tras los buenos resultados de los primeros tratamientos, Aless sufrió una recaída de la que ya no pudo salir. Su muerte, el 13 de mayo del 2020, dejó a Ana rota, desgarrada. Su vida, como dijo, “se apagó”. Desde entonces, convive con una herida que difícilmente se cerrará, aunque sacó fuerzas de flaqueza para retransmitir las campanadas en homenaje a su hijo.

Ana Obregón

Tras pensarlo mucho, la actriz decidió volver a televisión para dar las campanadas.

Encuentra el último capítulo completo de la dramática vida de Ana Obregón en tu Revista Pronto.