Así han sido las relaciones sentimentales de Paz Padilla

Repasamos las historias de amor de la artista con Antonio Vidal y Albert Ferrer

Paz Padilla novios

La polifacética artista nació hacer 50 años en Cádiz. 

C.A.

Paz Padilla acaba de decir adiós a Antonio Juan Vidal, el amor de su vida. Hace apenas unas semanas que la presentadora de ‘Sálvame’ se despidió para siempre de su marido, con el que vivió una larga historia de amor interrumpida por el estrellato de la polifacética artista gaditana. Una segunda oportunidad, años después de la ruptura de Paz Padilla y Albert Ferrer, el padre de su hija, Anna, convertida en el mayor apoyo de la humorista en estos duros momentos. Te invitamos a conocer con más detalle las parejas de Paz Padilla antes de Antonio Vidal.

 

Paz Padilla y Antonio Vidal: un amor imperecedero

Paz Padilla Antonio Vidal
 

Dos fueron los grandes amores de Paz Padilla, pero el primero tuvo la oportunidad de vivirlo en dos ocasiones: primero, en la adolescencia y, años después, la madurez. Paz y Antonio Juan Vidal estaban hechos el uno para el otro desde el primer momento en el que se conocieron. Conoce las desgarradoras palabras que Paz Padilla le dedicó a su marido Antonio Vidal.

Eran dos adolescentes cuando las flechas de Cupido alcanzaron sus corazones. La humorista tenía 14 años y el abogado, 17, y quedaron prendados el uno del otro. Mantuvieron una bonita relación sentimental durante casi 15 años hasta que la gaditana empezó a triunfar en el mundo de la televisión.

La popularidad hizo que Padilla dejara su trabajo como enfermera y se trasladará a Madrid a vivir, mientras el abogado logró sacar unas oposiciones a la Junta de Andalucía como funcionario. Ambos rehicieron sus vidas, encontraron a otras personas y formaron sus propias familias.

 

Paz Padilla y Albert Ferrer: su primer marido

Paz Padilla Albert Ferrer Ana Ferrer
 

La carrera de la polifacética artista despegó y se afianzó a finales de los 90. Fue entonces cuando empezó la relación del represente artístico Albert Ferrer y Paz Padilla. La pareja contrajo matrimonio en Premià de Mar un año después de tener a su hija, Anna Ferrer. “Yo parí a Ana y a la semana estaba trabajando y me la llevaba a todas partes conmigo”, recordaba la actriz en ‘Mi casa es la tuya’.

El matrimonio estuvo muy unido durante cinco años, tiempo en el que Paz no paraba de compaginar proyectos de la cadena con su labor como sustituta de Jorge Javier Vázquez en ‘Sálvame’. Mientras el trabajo iba viento en popa toda vela, el amor entre el mánager y la artista se difuminó. En 2003, Antonio Ferrer y Paz Padilla decidieron hacer caminos separados, pero unidos para siempre por su pequeña.

“Cuando me separé lo pasé muy mal, no se lo deseo a nadie. Lloraba mañana, tarde y noche, aunque él a mí nunca me vio llorar”, contó en el espacio de Telecinco en una de sus múltiples entrevistas. “Yo estaba locamente enamorada de este hombre y pensé que nunca más volvería a enamorarme de nadie”, añadió.

 

Paz Padilla y Anna Ferrer: mucho más que madre e hija

Paz Padilla Ana Ferrer
 

Tras la separación matrimonial, una Anna Ferrer muy pequeña y Paz Padilla iniciaron una vida como familia monoparental en Madrid. Fueron momentos complicados para la humorista, sobre todo cuando dejaba a su hija en Barcelona porque tenía que cumplir con compromisos laborales.

Madre e hija establecieron una relación muy especial. La joven economista, una conocida influencer con más de 130.000 suscriptores en su canal de Youtube, asegura parecerse a su madre en todo. “Llevamos toda la vida juntas, inseparables, me veo y todo lo que pienso o digo soy como ella”, confesó.

Anna Ferrer y Paz Padilla han compartido los mejores momentos de la cómica, pero también los más duros, como el fallecimiento de su abuela y, poco después, la inesperada muerte de Antonio Vidal, con el que mantenía un vínculo muy estrecho. Conoce más sobre el agradecimiento de Paz Padilla a su hija, Anna Ferrer, por su apoyo incondicional.

 

Paz Padilla y Antonio Vidal: segunda oportunidad

Paz Padilla Antonio Vidal canoa
 

El destino le tenía reservada una gran sorpresa. En 2012, su vida dio un vuelco al reencontrarse con Antonio, su gran historia de amor. Habían pasado casi 10 años desde que decidieron terminar su historia y volvieron a caer rendidos el uno en el otro. “Cuando le volví a ver, era como estar en casa”, dijo la presentadora.

Pese a la distancia entre Cádiz y Madrid, la pareja se volvió inseparable. Cuatro años después, Paz organizó una boda sorpresa en Jaipur (India) por el rito hindú, una ceremonia legal de la que el novio no tuvo noticia hasta dos horas antes de celebrarse.

Paz Padilla Antonio Vidal boda
 

Ese mismo año, apenas unos meses después, el matrimonio volvió a casarse en una ceremonia civil en Zahara de los Atunes. Ella llegó a la playa en un carro con caballos blancos y el novio, montado a caballo. “Fue el día más maravilloso de mi vida, todo fue perfecto, la ceremonia, la fiesta, todo!!”, escribió la artista en uno de las muchas fotografías que compartió en redes.

 

Antonio Vidal y Paz Padilla: un amor truncado por la enfermedad

Paz Padilla Antonio Vidal enfermedad
 

Cuatro años de amor intenso, que la artista celebraba cada vez que podía. La distancia seguía siendo la cuenta pendiente de la pareja, que tenían previsto estar juntos muy pronto con el traslado del abogado, pero el caprichoso azar les tenía reservada un revés inesperado. En 2019, los médicos diagnosticaron un cáncer cerebral al funcionario, enfermedad que la pareja llevó en la más estricta intimidad.

Durante esos meses, Paz, además de afrontar la pérdida de su madre, al igual que el resto de los españoles sufrió el duro confinamiento por la pandemia. Pese a la complicada situación social y personal, Padilla no dejó de cumplir con sus compromisos profesionales, hasta que la salud de Antonio empezó a deteriorarse.

Una recaída fatal que obligó a la presentadora a dejar todo a un lado para estar cerca del amor de su vida en sus últimos días. “Siempre estaremos fundidos en uno. Espérame que todavía nos queda una tercera oportunidad. Avanza”, fueron las emotivas palabras que le dedicó a su marido pocos días después de la emocionante fiesta en la playa donde sellaron su amor para siempre.