Kiko, Fran y Cayetano Rivera, unidos contra Isabel Pantoja

El “dj” tiene el cariño y el apoyo de los otros hijos de Paquirri, quienes también se sienten perjudicados por las decisiones de la tonadillera sobre el legado del torero

Kiko Rivera, Fran Y cayetano

Los tres hijos de Paquirri tienen una bonita relación.

Redacción

Los hijos toreros de Paquirri, Cayetano y Fran, han apoyado públicamente a su hermano menor, Kiko Rivera, que actualmente se enfrenta abiertamente a su madre, Isabel Pantoja, por varios espinosos asuntos.

El “dj” le echa en cara que no ejerza de madre ni se acerque hasta su casa para darle el cariño que necesita ante la grave depresión que está sufriendo. El marido de Irene Rosales la tacha de soberbia, de tener afán de protagonismo, de dejarse influir por aduladores malintencionados y también sospecha que podría haber sido gravemente engañado y estafado por ella en el terreno económico.

Su hermano mayor, Fran Rivera, afirma que no le extrañaría nada porque “me espero cualquier cosa de esa mujer", tal y como le dijo a Susanna Griso en ‘Espejo Público’. "Tiene cosas guardadas que se están echando a perder y hay gente a la que le ha hecho el comentario, palabras textuales, según me han dicho: ‘Antes de dárselo a los niños, lo quemo'. Para eso hay que ser muy especial, hay que tener un alma un poquito oscura”, afirma el torero.

kiko Rivera bebe

Kiko Rivera, aunque tenía sólo 7 meses cuando murió su padre, lo echa mucho de menos.

A Kiko, estas duras palabras de su hermano mayor le generan sentimientos encontrados. Por un lado, agradece el apoyo y el cariño que nota que sienten Fran y Cayetano -que también dio la cara públicamente por él-, especialmente en este momento en el que está tan hundido que, según ha confesado, teme volver a caer en las drogas. 

Sin embargo, por otra parte, por muy grande que sea su enfado con Isabel Pantoja, no puede evitar que le duelan los comentarios negativos hacia su propia madre, con la que parece que está dispuesto a romper definitivamente.

Y es que Kiko siempre ha estado en medio. Como le explicaba él mismo a Bertín Osborne en “Mi casa es la tuya”, “por circunstancias de la vida con las que yo no tenía nada que ver, porque era un chavalín, no tuve la suerte de compartir con mis hermanos la infancia. A lo mejor, si a papá no le hubiera pasado eso –su muerte– todo habría sido diferente”.

Descubre mucho más sobre la guerra abierta en el clan Pantoja Rivera esta semana en las páginas de tu Revista Pronto.