Mila Ximénez responde a los que ponen en duda su enfermedad: “No me hacen daño”

La colaboradora de ‘Sálvame’ sale al paso de los ‘haters’ que niegan su cáncer y asegura que nadie le va a quitar las ganas de luchar

Mila Ximénez (Portada)

Mila Ximénez, en el plató de 'Sálvame', donde regresó tras anunciar que padece un cáncer.

Foto: Mila Ximénez Instagram

C. A.

Han pasado tres meses desde que Mila Ximénez hizo público el cáncer de pulmón contra el que lucha desde entonces. Sin embargo, en sus redes hay quienes ponen en duda la enfermedad de la colaboradora de Sálvame. Lejos de venirse abajo, la tertuliana de Telecinco ha compartido un mensaje contundente, que demuestra hasta que punto hace oídos sordos a las palabras necias: “No me hacen daño los que ponen en duda mi enfermedad”.

Mila Ximénez, tres meses de lucha contra el cáncer

La ex mujer de Manolo Santana afronta uno de los momentos más duros de su vida. En junio, tras un intenso dolor en la espalda, los médicos le diagnosticaron un cáncer de pulmón y metástasis, una palabra que, como ella misma confesó en Sábado Deluxe en su primera aparición tras el anuncio, no entraba en su vocabulario.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Orgullosa de mi equipo. Os amo!!! ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️

Una publicación compartida de Mila Ximenez (@milaximenezoficial) el

A partir de ese momento, y con el apoyo de su hija Alba Santana, a la que Mila Ximénez juró que se iba a curar, y de sus compañeros de trabajo y amigos, la cronista social inició el tratamiento de quimioterapia y radioterapia.

Pese a pasar el verano sin trabajar, Mila Ximénez reconoció, en una visita inesperada a Sálvame para felicitar a su amigo Kiko Hernández, su necesidad de volver a la normalidad cuanto antes. “Yo quiero trabajar ya, ya está, se acabó”, comento la sevillana. Dicho y hecho. A la semana siguiente, la ex pareja de José Sacristán retomó su actividad diaria en el espacio de La Fábrica de la Tele.

Mila Ximénez: sus fuerzas, el mayor tesoro frente a la enfermedad

Su presencia diaria en Telecinco fue motivo de muchos comentarios en redes, pero, sobre todo, de ataques de sus haters, que ponen en duda su cáncer. “No me hacen daño los que ponen en duda mi enfermedad. Lo único que me lesionaría es que me borraran la sonrisa y las ganas de lucha. Eso sería regalarle mis fuerzas. Y ese es mi tesoro”, se defendió la andaluza.

Ximénez, que ha encontrado en su amiga y compañera María Patiño uno de los mayores apoyos en esta batalla, tuvo palabras de agradecimiento para todos aquellos que la animan desde las redes sociales. “No puedo olvidar a los que me mandáis vuestra energía. Las absorbo con fruición. Un millón de gracias y abrazos infinito”, subrayó la comentarista del corazón