Trucos para que no te salpique el aceite al freír

Aprende cómo freír tus alimentos frescos o congelados sin quemarte, y ahórrate disgustos en la cocina. ¡Mira todos los consejos para conseguirlo!

porque salta el aceite

Evita que tu aceite salte al cocinar con estos sencillos trucos

V.P.

Freír unos huevos, unas croquetas o un pescado a veces da mucha pereza por dos cosas: por la labor de limpieza que nos espera después y, en algunos casos, por el temor a quemarnos antes de haber podido degustar nuestro plato. Si estás en este grupo, te traemos unos trucos definitivos para que el aceite no te salpique al cocinar. 

Pero, ¿por qué "salta" el aceite? Este hecho ocurre cuando la comida, ya sea una carne, un pescado, un huevo, una proteína, un rebozado, etc., entra en contacto con el aceite. La formación de burbujas y este "salto" de las gotitas de aceite se denomina crepitar, y ocurre por la humedad que hay en los alimentos o la que queda en nuestra sartén o recipiente. 

Cómo freír sin quemarse debería ser algo que toda persona debería saber. Aunque seamos más de hacer cosas a la plancha, el aceite también puede saltar y hacernos daño. Para que esto no te pase nunca más, puedes seguir estos consejos de cocina que te costará muy poco memorizar y llevar a cabo. ¡Empezamos!

Utiliza un recipiente hondo

freir sin que salte el aceite
Evita las salpicaduras al freír usando un recipiente hondo

Las sartenes son buenas aliadas a la hora de hacer fritos, pero hay quien prefiere utilizar otros recipientes con más fondo para este tipo de elaboraciones. Si quieres evitar que el aceite salpique, te recomendamos usar una sartén honda o, en su defecto, una cacerola o un cazo.

La elección de este utensilio hará que el aceite salte menos, por lo que tu cocina no se llenará de (tantos) salpicones y, lo que es más importante, reducirás el riesgo de quemarte con una de las partículas calientes que se desprenden de la cocción.

Seca bien la sartén o recipiente

por que salta el aceite
Seca bien la sartén o el utensilio donde vayas a freír

Antes de echar el aceite, es importante comprobar que la sartén está bien seca. Aunque parece obvio, muchas veces pueden quedar restos de agua o humedad en nuestro recipiente, y esto hará que, en cuanto esté caliente, empiece a burbujear y a saltar sin control. 

Para evitar que esto pase, podemos secar con un trapo de cocina preferiblemente de algodón, un material muy absorbente. Si esto no fuera suficiente, utilizaríamos una lámina de papel de cocina que, esta vez sí, dejará bien seca nuestra sartén para que no salpique al freír nuestro plato favorito. 

Controla la temperatura del aceite

como evitar aceite salpique
La temperatura del aceite tiene que estar sobre los 180º-200º

No es un secreto que, para freír, debemos utilizar abundante aceite, y éste debe tener una temperatura concreta. Aunque cada receta es un mundo, en general, para freír alimentos la temperatura debe ser de unos 180º a 200º centígrados

Si no tienes un termómetro de cocina, te recomendamos hacerte con uno, ya que es un utensilio muy útil que, además de para fritos puede servirte para muchas recetas, tanto dulces como saladas. Si no tienes, hay un pequeño truco: añade un trocito muy pequeño de pan. Si echa burbujitas, es que nuestro aceite está listo.

Quítale humedad o restos de agua a tus alimentos

freir salte aceite
Quítale la humedad a los alimentos para que no salten al entrar en contacto con el aceite

A veces, sobre todo si salen de la nevera, nuestros alimentos tienen agua o humedad. Si además son congelados, el contraste de temperatura será mucho mayor y hará que el riesgo de que el aceite salte al cocinar sea mayor. 

Para evitarlo, puedes retirar el exceso de agua de los ingredientes que vayas a pasar por la sartén con un poco de papel de cocina. Como ves, este invento sirve para todo, ya que se trata de un material superabsorbente. Si no has probado esto antes, ¡a partir de ahora no dejarás de hacerlo! 

Utiliza una tapa con agujeros para evitar los salpicones

evitar aceite salpique
Una tapa con agujeros es una buena aliada para elaborar tus fritos

Para evitar que el aceite salpique al cocinar, podemos servirnos de una tapa, pero es importante que ésta tenga agujeros que dejen respirar al alimento. Si lo hacemos con tapas sin agujeros, haremos que el alimento se cueza en lugar de freírse.

Agrega un poquito de harina a tu aceite: ¡absorberá el agua!

como evitar que el aceite salpique
Pon una pizca de harina para que absorba la humedad y no salte el aceite

Añadir harina al aceite justo antes de freír es un buen truco para evitar que el aceite salte. Este tip también es útil si estás friendo algo y está saltando, y quieres que pare.  Espolvorea un poco de harina y verás que este fenómeno va remitiendo y, con él, el riesgo de quemarte.

Otra opción es enharinar los alimentos antes de freírlos. Una fina capa ayudará a que este fenómeno no suceda y, por supuesto, elevará tu receta a otro nivel, dándole un punto crujiente. 

Añade un poco de sal al aceite cuando esté caliente

como freir sin que salte el aceite
Poner sal es otro truco para que el aceite no salpique al cocinar

Además de la harina, la sal es otro buen ingrediente que hará que el aceite deje de saltar. El truco está en echar esa pizca de sal sobre las burbujas que se forman antes de que salten y empiecen a ponerlo todo perdido. Al igual que la harina, este condimento también absorbe el agua y te ayudará a hacer un buen frito con total seguridad.

¿Qué hacer para que no salte el aceite al freír huevos?

Los huevos fritos son un plato delicioso y muy recurrente. Por ello, es importante que sepamos cómo freírlos correctamente, ¿no crees? Como es uno de los platos favoritos de mucha gente, además de aplicar los trucos que te acabamos de explicar, puedes ampliar conocimientos para hacer los huevos fritos perfectos en este artículo

Recetas de fritos deliciosos que puedes preparar en casa

Champiñones rellenos fritos
Receta de champiñones rellenos fritos

Si quieres poner en práctica tus conocimientos después de leer este post, puedes preparar tu plato favorito: unas patatas fritas, unos huevos, unas croquetas, unas alitas de pollo... Y, por qué no, ¡una receta nueva! Te dejamos algunas de nuestro recetario para que compruebes que los trucos funcionan. 

Pollo campero con patatas fritas 
Brochetas de mejillones rebozados con salsa de yogur
Salmonetes fritos con arroz integral 
Champiñones rellenos fritos
Empanadillas de atún
Muslitos de pollo rebozados