Antonio Orozco explica, con dolor, sus peores momentos a Toñi Moreno

El cantante se ha sincerado con la presentadora y ha hablado maravillas de su hijo, Jan

antonio orozco

Antonio Orozco, en el plató del programa de Toñi Moreno.

S.C.P.

Antonio Orozco es uno de los cantantes españoles más queridos, además de por su música y su labor social, por su transparencia y cercanía. Así se ha mostrado en una sincera entrevista con Toñi Moreno, en la que ha hablado, con dolor, de sus momentos más duros, pero también con mucho orgullo de su hijo, Jan.

El cantante explicó a la presentadora que ha vivido etapas muy difíciles, sobre todo cuando han fallecido familiares, como su padre o su exmujer. "Eso no es de guardar, la gente lo sabe, yo las he pasado canutas", comenzó a relatar, muy emocionado. 

"Yo he perdido a las personas más importantes de mi vida, de golpe. Fue seguido y fue autodestrucción total. Yo creo que nadie está preparado para eso", desveló al borde de romperse.

No obstante, Orozco sacó su característico optimismo para contar que "por suerte tenía una mano a la que cogerme bien fuerte y entonces ahí fui sosteniéndome y remontando y aprendiendo. Cuando uno toca fondo, lo único que toca es salir adelante". 

Antonio Orozco, orgullosísimo de su hijo Jan

Toñi Moreno hizo un repaso de las habilidades del hijo de Antonio Orozco, Jan, y comentó divertida que "te da 20.000 vueltas, ten cuidado". A lo que el artista no dudó en responder que "20.000 son pocas, me da 30.000"

Además, también desveló con humor que su hijo estaba comenzando con la dura etapa de la adolescencia: "Tiene 14 años y está empezando a dar el cambio, claramente. Antes era un niño con mirada dulce y ahora es un Gremlin", dijo entre risas y provocando la carcajada de Toñi. 

Por otro lado, Orozco volvió a mostrar el profundo amor que siente por su pequeño, con el que tiene una bonita complicidad: "Es el principio y el final de todos los días de mi vida", aseguró y añadió que "desde que él llegó a mi vida, todo lo demás pasó a ser decorado". ¡Qué bonito!