Kiko Matamoros: cómo se lleva con sus hijos

¿En qué punto están las relaciones de Kiko Matamoros con sus cinco hijos? ¡Te lo contamos todo!

kiko matamoros apertura

Kiko Matamoros tiene cinco hijos, y con cada uno, una relación muy diferente...

M.A.

Si hay una palabra que define la relación entre Kiko Matamoros y sus hijos, esa es inestabilidad. Porque aunque ahora el colaborador de 'Sálvame' ha logrado tener un vínculo estable y estrecho con la mayoría de ellos, no siempre ha sido así. O, al menos, no con todos a la vez. 

Hemos desenmarañado para ti este lío familiar, para que conozcas un poco mejor a la familia de Kiko Matamoros. Para empezar... ¿sabías que, además de Diego, Laura y Anita, Matamoros tiene otras dos hijas de su primer matrimonio? En total son cinco los portadores de tan peculiar apellido.

¿Quiénes son los hijos de Kiko Matamoros y cómo se lleva con ellos?

Kiko ha estado casado dos veces: la primera, con Marián Flores, con quien tuvo cuatro hijos y de la que se separó el mismo año en el que nació la pequeña de todos; y la segunda, con Makoke. Este matrimonio, del que ha nacido la benjamina, terminó en el 2018. 

Lucía, Diego, Laura, Irene y Anita. Estos son los cinco hijos de Matamoros y, cada uno tiene una relación diferente con su padre. Algunos han tenido un fuerte vínculo la mayor parte de su vida, con otros apenas se ha llevado bien y, con otros, todo ha saltado por los aires. Te contamos cómo se lleva Kiko con cada uno de ellos. 

kiko matamoros hijos marta

Kiko Matamoros con sus hijos Laura, Diego e Irene (de rosa). Además, Marta López Álamo, Benji Aparicio y Carla Barber.

Lucía Matamoros Flores, la mayor y la más discreta

La primogénita de Kiko Matamoros, Lucía Matamoros Flores, tiene 35 años y poco se sabe de su vida. Vive alejada de la televisión y, aunque la relación con sus hermanos es fantástica, con su padre no ha sido siempre así. Lucía no ha convivido con su padre desde que este se separase de Marián Flores en 1998, pero cuando el televisivo fue hospitalizado en 2020, todo cambió. En ese momento, mientras algunos de sus hermanos no veían con buenos ojos lo implicada que estaba Marta López Álamo en la vida de su padre, Lucía tuvo unas palabras hacia él que provocaron un acercamiento que dura hasta hoy: "Respeta a esta mujer, que te quiere (refiriéndose a Marta). Cuídala, creo que te viene muy bien. Sed felices los dos", le dijo Lucía Matamoros a Kiko. 

laura matamoros lucia

Laura Matamoros subió a Instagram esta imagen con su hermana mayor, Lucía, y su madre, Marián Flores.

Diego Matamoros, el único chico de la familia

Pese a que Diego es su único hijo varón, la relación entre padre e hijo no ha sido siempre lo idílica que es ahora. Hace unos años, Kiko fue testigo de las duras palabras de su hijo Diego en televisión: cuando el colaborador ya estaba casado con Makoke, y Diego y su hermana Laura convivían con la pareja, los hermanos Matamoros veían cómo en esa casa se trataba mucho mejor a Javier Tudela, el hijo de Makoke, que a ellos. 

La guerra entre Kiko y Diego ha durado en total cuatro años, y el actual novio de Marta López Álamo es consciente de que eso hace mella en cualquier relación. Ahora se llevan fenomenal pero también son conscientes de que eso puede cambiar en cualquier momento. 

kiko matamoros diego

Kiko Matamoros y Diego Matamoros Flores.

Laura Matamoros le ha hecho a Kiko su mejor regalo

De todos sus hijos, sin duda es con Laura Matamoros Flores con la que Kiko Matamoros tiene mejor relación, y esto ha sido así gran parte de los casi 28 años que tiene la influencer. Pese a que vivieron horas muy bajas cuando el conflicto entre Kiko y Diego estaba en su peor punto (Laura adora a su hermano), lo cierto es que padre e hija son uña y carne. Además, al colaborador de 'Sálvame' le ha hecho su hija el regalo más especial: su nieto Matías, de dos años, con quien se le cae la baba. 

kiko matamoros laura 2

Kiko Matamoros y su hija Laura.

kiko matamoros benji

El pequeño Matías ha encontrado en su abuelo Kiko el mejor compañero de juegos.

Irene Matamoros Flores, su espinita clavada

La cuarta de los hijos que tuvieron Kiko Matamoros y Marián Flores, Irene, nació en 1998. A sus 22 años, esta estudiante de la Universidad San Pablo CEU de Madrid tampoco quiere tener la fama de sus hermanos. La benjamina de la casa es la niña de los ojos de Laura y Diego, con quienes pasa todo el tiempo que puede. 

hermanos matamoros

Los cuatro hermanos Matamoros-Flores con su madre, en las navidades de 2014. Es la única imagen que existe de todos juntos.

Debido a las circunstancias (sus padres se separaron a la vez que ella nacía), la relación con su padre nunca ha sido del todo estrecha, aunque últimamente sí que han acercado posiciones y se llevan estupendamente. En septiembre del año pasado, Kiko Matamoros hablaba por primera vez de Irene en el plató de 'Sálvame': "Tengo una espina clavada con mi hija Irene. Sé que es brillante, inteligente y estoy muy orgulloso de ella. Me gustaría decírselo a la cara. El tiempo no se recupera, hay cosas que no tienen solución pero sí se pueden encontrar posiciones de mejora", decía Matamoros en directo, al borde de las lágrimas. Y ese mensaje de su padre debió calar hondo en la joven, ya que ahora su relación está mejor que nunca...

Anita Matamoros, la pequeña con quien todo estalló por los aires

Anita es la única hija que tuvieron en común Kiko y Makoke. Eso sí, en la mediática y controvertida separación de sus padres, ella lo tuvo claro desde el principio: se posicionó del lado de su madre. Esto hizo que la relación con el colaborador se enfriase, hasta el punto que hoy es nula. 

kiko matamoros anita

Anita Matamoros con sus padres.

Otro motivo del distanciamiento entre Anita Matamoros y su padre fue la nueva pareja de este, Marta López Álamo. La benjamina no ha aceptado nunca a la influencer, llegando a decir que, como ambas tienen la misma profesión, Marta se dedicaba a copiarla para conseguir seguidores. Respecto a una posible reconciliación con su hija pequeña (a quien incluso ha hablado de desheredar), Kiko lo tiene muy claro: "Depende de ella sentarnos, intentar entendernos, pedir perdón y reconstruir la casa".