Kiko Rivera y sus hijos: cuenta atrás para visitar a Isabel Pantoja en Cantora

Todo apunta a que la reconciliación entre "dj" y su madre está cada vez más cerca

kiko rivera hijas

Kiko Rivera junto a sus dos hijas pequeñas, Ana y Carlota. 

Redacción

El fallecimiento de Ana Martín, madre de Isabel Pantoja, ha logrado lo que hace unos meses parecía totalmente imposible: un acercamiento entre la tonadillera y su primogénito, Kiko Rivera. Ahora, todos los indicios apuntan a que la reconciliación entre ambos podría ser un hecho y el 'dj' no tardaría demasiado a volver a entrar a Cantora con sus hijos. 

Recordemos que Kiko quiso estar con su madre tras conocer la muerte de su abuela para lo que viajó desde La Graciosa, donde iba a acudir a la boda de su prima Anabel, hasta Cantora. Los emotivos momentos que se vivieron en la finca han provocado que madre e hijo retomen el contacto.

"Fue un “shock” ver a mi madre destrozada"

"Sé que Kiko Rivera va a ir a Cantora con Irene Rosales y con las niñas", aseguró Belén Esteban en "Sálvame". Las palabras de la colaboradora eran refrendadas días después en "El programa de Ana Rosa", en el que, aludiendo a fuentes cercanas al clan Pantoja, se aseguró que el contacto entre madre e hijo es fluido tanto a través de conversaciones telefónicas como por mensajes de texto.

"Es cuestión de días la visita de Kiko y sus tres hijos a Cantora", afirmaba el periodista Israel López, de lo que se desprende que el "dj" podría esperar a que su primogénito, Francisquito, estuviera con él para desplazarse hasta la finca.

Después de un año sin saber prácticamente de sus nietos, la artista pudo emocionarse viendo vídeos de todos, durante la visita que le hicieron sus hijos tras la muerte de doña Ana.

Así lo confirmó la propia Isa quien, en una aparición televisiva, relató otros pormenores del encuentro. "Mi hermano se abrazó con mi madre, fue superemotivo", aseguró. Ella confesó que no pudo reprimir las lágrimas en varias ocasiones y que fue "un “shock” total ver a mi madre destrozada como nunca la he visto".

Kiko se ha sentido engañado y traicionado por su prima

isa p tele

La hija menor de la artista relató qué sucedió durante el tiempo que ella y su hermano estuvieron en Cantora.

La hija menor de la tonadillera también destacó que la artista animó a su sobrina Anabel a seguir adelante con su boda. "Es lo que la yaya habría querido", le dijo Isabel a la novia.

Varios habrían sido los motivos que acabaron provocando la ausencia del "dj" en el enlace de su prima. En un primer momento, la periodista Paloma García Pelayo explicó que Kiko estaba muy molesto porque, en cuanto se conoció la muerte de su abuela, su prima Anabel le dijo que había hablado con la tonadillera y le aconsejó que él no fuera a Cantora, donde, sin embargo, se le recibió con los brazos abiertos.

El pasado 7 de octubre, Beatriz Cortázar añadió otra razón. "Me cuentan que, cuando tuvo problemas de salud con su banda gástrica, Kiko le pidió a Anabel que informara a su madre y en el encuentro con ésta última ha descubierto que su progenitora no sabía nada", explicó la periodista.

Mientras todas estas informaciones salían a la luz, Anabel aseguraba en una entrevista en la que hablaba en exclusiva de su boda que ha intentado llamar a su primo, pero siempre estaba ocupado y no podía contestarle. Sobre las diferentes declaraciones de la joven, Kiko fue contundente. "La mentira y el engaño tienen fecha de caducidad, al final todo se descubre. Al mismo tiempo la confianza se muere... para siempre", escribió el "dj".

La boda de Anabel Pantoja estuvo rodeada de polémica

Anabel Pantoja llevaba largo tiempo soñando con darle el "sí, quiero" a Omar Sánchez sobre la arena de la playa de Pedro Barba, en la canaria isla de La Graciosa. Sin embargo, el gran día de la joven se vio empañado por la muerte de su abuela paterna, que se produjo tan sólo tres días antes de la fecha prevista para el enlace.

A pesar de que llegó a plantearse cancelar la celebración, Anabel siguió adelante, según ha explicado ella, animada por su tía. Su decisión fue criticada por muchos compañeros de profesión de la contrayente, que la acusaron de actuar así para cobrar una sustanciosa exclusiva, algo que ella ha negado.

Procurando hacer oídos sordos a los rumores y afectada por la repentina ausencia de su primo Kiko, Anabel intentó vivir con emoción e intensidad la celebración de su boda. En la muñeca, la joven llevó una pulsera que había pertenecido a su abuela paterna y que su tía Isabel le había regalado.

Doña Ana estuvo muy presente en la ceremonia, ya que, al principio, sonó la canción "Qué bonita es mi niña", que la matriarca solía cantarle a Anabel cuando era niña.

Una reconciliación que beneficiaría a las dos partes

Apenas una semana después del reencuentro entre la tonadillera y su hijo, algunas voces pusieron en entredicho que el acercamiento sea del todo verdadero. En "Sálvame" hicieron un repaso de los motivos por los cuales a ambos les beneficiaba "escenificar" una reconciliación y recordaron, por ejemplo, que tanto Isabel como Kiko necesitan ingresos que obtendrían gracias a la venta de exclusivas al respecto que incluso podrían ser conjuntas, según apuntó María Patiño.

Asimismo, el "dj" podría tener acceso a su reclamada herencia, mientras que su progenitora eludiría los problemas legales que le planteó, además de limpiar su imagen pública.

A pesar de todo, Isabel Pantoja sigue teniendo citas pendientes en los tribunales. La artista recibió una notificación para acudir a una vista oral el 22 de marzo en Málaga por un delito de insolvencia punible que se remonta al 2002.

Aunque ahora lo que ella más desea es retomar el contacto con sus nietos, la tonadillera ya ha empezado a hacer planes profesionales y ha cerrado una gira por América Latina para el año próximo, pero sin marcharse a vivir a México, como se había rumoreado.