Cómo se hacen las torrijas

Te enseñamos los trucos infalibles para conseguir la torrija perfecta: jugosa por dentro y doradita por fuera. ¡No te pierdas todas nuestras recetas de torrijas!

torrijas

Prepara unas deliciosas torrijas en casa con nuestras recetas.

Redacción

Las torrijas son un postre que nos encanta comer en esta época del año, ¡y es que están tan ricas! Existen muchos dulces típicos de Semana Santa y recetas típicas de estas fechas, pero como sabemos que son el postre estrella de la Semana Santa, hemos querido dedicarle un artículo completo para hablar de todo lo que tienes que saber para que tus torrijas queden perfectas. 

Al igual que la sopa de ajo, esta receta busca dar salida al pan duro que nos ha sobrado, aunque actualmente ya se venden incluso barras especiales para hacerlas. No te pierdas los trucos de cocina de Pronto, ¡especial torrijas! Toma nota de todo lo que necesitas saber para convertirte en el rey o reina de este rico postre tradicional. ¡Sigue leyendo!

El origen de las torrijas

torrijas pan

Las torrijas son relativamente sencillas de hacer.

La cara visible de las recetas típicas de Semana Santa no es otra que la torrija. ¿Estás de acuerdo? Las torrijas son un postre riquísimo y fácil de preparar que se consume durante esta época del año marcada por la tradición cristiana. Tal es su popularidad que muchos países de Sudamérica y Centroamérica también la preparan. ¡No nos extraña!

Su origen se remonta al siglo IV, donde se preparaban remojando el pan en leche, obviando aún los huevos y el azúcar, y se endulzaban con miel. Pese a que la receta estaba muy simplificada por aquel entonces, se puede decir que aquí nació la receta de las torrijas, que se completaba friendo estos panes remojados.

Se convirtió en una tradición consumirlas para celebrar los nacimientos, y esa costumbre trascendió hasta el siglo XV, una época donde ya se las llamaba torrijas en algunos documentos históricos. Más adelante, sin que esta receta tuviera relación con la Semana Santa, se vio que las torrijas encajaban perfectamente con el tipo de dieta de vigilia.

Fue así como parece que las torrijas se enmarcaron dentro de las recetas típicas para Semana Santa. Por ello, en otros países, este postre no está especialmente ligado a esta época ni al cristianismo, como pasa con las tostadas francesas o con las fatias paridas portuguesas, que en Brasil además se consumen en Navidad.

Ahora que ya sabes un poco más sobre la historia de las torrijas, te proponemos unos trucos para conseguir una receta infalible para tus torrijas tradicionales, aunque más abajo también te proponemos unas cuantas recetas que incluyen variantes más modernas. ¡Vamos allá!

Truco 1: elige el pan adecuado

pan torrijas

Hay panes especiales para hacer torrijas.

Si nos lees habitualmente, sabrás que en Pronto somos muy amigos de las recetas de aprovechamiento, por lo que nuestro primer consejo siempre va a ser que no desperdicies nada. En el caso de las torrijas, puedes utilizar cualquier tipo de rebanada de pan sobrante, pero si vas a comprarlo, te aconsejamos cuál es el mejor pan para torrijas.

El pan de molde no sería un buen candidato, ya que su miga es poco densa y eso puede hacer que tus torrijas se desmoronen antes incluso de que puedas llevarlas a la sartén. Por otra parte, un pan con una corteza demasiado gruesa y crujiente no absorberá bien la mezcla de leche y huevos y puede que te quede un poco seca. 

Las barras especiales para torrijas aúnan precisamente estos dos detalles: una miga bastante densa y una corteza fina, algo que también puedes encontrar en panes dulces como el brioche. Actualmente, la variedad de panes en supermercados y panaderías amplían mucho las posibilidades, por lo que sobre todo fíjate en que el pan para hacer tus torrijas cumpla estos dos requisitos.

Truco 2: vigila el grosor del pan

ingredientes torrijas

Toma buena nota de lo que necesitas para preparar las torrijas.

Aunque puede parecer una tontería, la medida en que está cortado el pan para hacer torrijas no es casual. Para que las rebanadas absorban bien toda la mezcla de nuestro líquido, tienen que estar cortadas con un grosor aproximado de dos centímetros. Así, conseguiremos que nuestra mezcla de leche y huevos penetre bien sin perder consistencia.

Ante la duda, te proponemos un truco muy obvio, pero que seguro que no se te olvida: cuando no sepas de qué grosor cortar el pan, piensa en cuando comías las torrijas típicas de nuestras madres y abuelas y así seguro que calculas el grosor perfecto antes de coger el cuchillo.

Truco 3: aromatizar la leche no es opcional 

infusionar leche torrijas

Infusionar la leche le dará un toque único a tus torrijas.

Uno de los encantos de la receta de torrijas es que infusionamos la leche con canela y limón, un proceso que no se hace en otras variantes de otros países. Aunque a bote pronto parezca un detalle prescindible, te aseguramos que los aromas naturales que aporta la piel del cítrico junto con la especia, marcarán la diferencia.

Para que el azúcar se absorba bien, es mejor calentar la leche en un cazo previamente, y añadir el azúcar, que se absorberá perfectamente en caliente y no dejará granulillos, junto con nuestros complementos. Hay quien prefiere añadir un poquito de anís estrellado o vainilla, pero eso va a gustos. 

Nosotros siempre te hablamos de leche para conseguir una receta para toda la familia, pero hay personas que las remojan en vino, que también lleva implícito este proceso de aromatización. Eso va a gustos, ¡tú eliges cómo emborrachas tus torrijas!

Truco 4: esta es la mejor forma de remojar las torrijas

pan leche huevo torrijas

Las torrijas deben remojarse bien.

Para asegurarte de que el líquido se reparte bien por todas las rebanadas, colocarás todas ellas a lo largo de una fuente vertiendo bien el líquido sobre todas ellas. Si necesitas más espacio, utiliza más bandejas, y no montes unas rebanadas sobre otras, porque así no absorberán bien la mezcla.

La leche ha de echarse sin dejar enfriar sobre el pan, y después dejar reposar el pan mojado un par de minutos. Pasado este tiempo, dale la vuelta con mucho cuidado a tus rebanadas para evitar que se deshagan, y deja que la otra cara del pan absorba lo que queda de leche. El tiempo dependerá del tipo de pan que hayas usado.

Cuando no quede líquido en la base, sabrás que es el momento de pasar al siguiente paso antes de freír: rebozar en huevo cada rebanada de pan. De nuevo, tendrás que hacer esto con mucho cuidado, y previamente habrás empezado a calentar el aceite en tu sartén hasta que haya alcanzado unos 180º.

Truco 5: así se fríen las torrijas

freír torrijas

La temperatura a la hora de freír las torrijas es fundamental.

Como te decíamos, la temperatura ideal para freír este dulce típico de Semana Santa son los 180º centígrados, por lo que un termómetro puede venirte bien durante este proceso. Si no tienes, puedes utilizar un truco que te servirá para cualquier frito: echa a la sartén un trocito pequeño del pan y, cuando haga burbujas y ruido, sabrás que está listo.

En cuanto al tipo de aceite, depende si en casa os gusta el aroma que aporta el aceite de oliva virgen extra, que es siempre nuestra primera opción. Si no fuera el caso, puedes utilizar el aceite de girasol, aunque tendrás que vigilar la temperatura, ya que aguanta menos el calor que el aceite de oliva, y necesita mantenerse entre los 160-170º.

Si sigues bien este paso, te aseguramos que la capita exterior quedará crujiente, el interior, jugoso, y tus torrijas no quedarán nada aceitosas. Si prefieres una versión más ligera, te proponemos dos alternativas: meter tu bandeja de torrijas al horno, o pasarlas por la sartén con poco aceite, una versión más cercana a las ya mencionadas tostadas francesas.

Truco 6: el almíbar es un complemento, pero sumará puntos a tu receta de torrijas

torrijas

Las torrijas suelen endulzarse con miel.

Uno de los encantos de las torrijas es el baño de almíbar final. Aunque no todo el mundo es partidario de esto por las calorías que aporta, nosotros te enseñamos cómo hacerlo si quieres añadir este extra que le dará a esta receta de Semana Santa un toque irresistible. ¡Una vez al año no hace daño!

Para preparar un almíbar clásico solo necesitarás dos ingredientes: azúcar y agua. Pon el doble de cantidad de azúcar que de agua y calienta hasta alcanzar los 110º, o hasta que veas que la mezcla empieza a adquirir un poco de textura y aún está transparente. 

La otra opción, más típica de las torrijas de Semana Santa, es el almíbar de miel, que también es muy sencillo de preparar. Necesitarás la misma cantidad de miel que de agua y, de forma opcional, un licor para aromatizar. ¡Está para morirse! 

Y la opción express de almíbar para gente con prisas es calentar la miel unos segundos en el microondas y verter directamente sobre las torrijas ya fritas y dispuestas en el plato. Cualquiera de estas opciones te encantará, ¡te lo aseguramos!

Prepara una de nuestras recetas de Torrijas esta Semana Santa

torrijas receta tipica semana santa

Prepara unas deliciosas torrijas en casa que están para chuparse los dedos.

Y como sabemos que os encantan las recetas, hemos aunado nuestras mejores recetas de torrijas, donde encontraréis desde la más clásica hasta otras con un toque especial que aportarán las frutas o el vino.

Prepara unas deliciosas torrijas en casa que están para chuparse los dedos y no te prives de este postre tan rico ahora que está de temporada que incluso se ha animado a preparar Belén Esteban. ¡Buen provecho!

Torrijas

Torrijas al vino tinto

Torrijas con miel, helado de vainilla y fresones

Torrijas con manzana caramelizada

Torrijas rellenas de plátano