Alejandra Rubio: la desconocida vida de la hija de Terelu Campos

A sus 21 años, la nieta de María Teresa Campos es una habitual del mundo de la prensa rosa

alejandra rubio

La joven ha seguido los pasos de su familia materna en televisión.

Redacción

Hace unos años, cuando le preguntamos a Terelu Campos si estaba preocupada ante el 18º cumpleaños de Alejandra, contestó que no, pero que esperaba que su hija se pareciera más a Andrea Janeiro en su modo de ser y de actuar ante la vida, que a Isa Pantoja, y confiaba en que la mayoría de edad de la niña no supusiese un gran revuelo mediático. ¡Nada más lejos de la realidad!

ALEJANDRA RUBIO NACIMIENTO

Alejandro Rubio y Terelu se separaron en el 2003, cuando su hija tenía 3 añitos. 

Una auténtica influencer desde pequeña

Terelu estaba convencida de que, al menos a corto plazo, Ale, como la llaman familiarmente, sería discreta en su relación con los medios. Aunque sólo tenía 13 años cuando María Teresa Campos dijo de ella que era "una niña muy especial" y que la veía "camino de ser lo que llaman ahora una “it girl”". Viendo las fotos de sus redes sociales y el camino que ha elegido, la abuela no iba mal encaminada.

alejandra rubio abuela

Con su abuela María Teresa, a quien le diseñaba trajes desde que era muy pequeña.

Y es que la hija de la Campos ha educado a su niña en un ambiente mediático. Desde pequeña, Alejandra sabe lo que es ir a las colchonetas de un centro comercial y no llegar nunca, porque a su madre y a su abuela no paraban de saludarlas y pedirles autógrafos. 

De hecho, fue su propia madre quien la presentó a los medios en una suculenta exclusiva que concedió cuando Alejandra cumplió los 18 años de edad. "Antes de que la despixelen otros –parece ser que dijo Terelu a una de sus amigas–, ya la despixelo yo". Y dicho y hecho.

alejandra rubio 18

Alejandra junto a sus padres cuando cumplió la mayoría de edad.

Soñaba con convertirse en una gran diseñadora

Alejandra era una chica muy estudiosa que soñaba con convertirse en una gran diseñadora. Hizo sus pinitos inventando prendas de vestir para su madre, su tía y su abuela. De hecho, María Teresa aún guarda en un cajón los diseños que su nieta creaba para ella cuando era una niña y que solía llevarle a una modista amiga suya para que los hiciera realidad.

Alejandra se apuntó a la carrera de Diseño y Moda, pero la dejó para lanzarse al mundo de las redes sociales y comenzó a publicar sus propios vídeos en Internet. En su primer vídeo, Alejandra dijo algo que no ha cumplido: "Mi familia es conocida por la televisión, pero yo me voy a labrar mi propio camino, tampoco quiero estar súper ligada a ese mundo porque no es lo que me interesa".

La hija de Terelu es una joven muy independiente y que no se deja dominar por nadie. En su Instagram pueden leerse frases del talante de "el error más grande es dejar que alguien se quede en tu vida mucho más tiempo del que se merece", "a la mierda lo esperable", "somos de quien no nos cambia, pero nos mejora", "cara de ángel, cuerpo de diabla" o "huye del que te diga cómo vivir".

Una "it girl" apasionada de la fotografía

Tras la imagen de niña modosita y tranquila de Alejandra se esconde una chica muy fiestera, tanto con las amigas como en familia, que, a menudo, junta ambas cosas, ya que, al contrario que otras jóvenes, Ale suele llamar a su madre cuando está de juerga para que se acerque un rato a estar con su pandilla.

alejandra rubio madre

La hija de María Teresa Campos está muy orgullosa de Alejandra.

Con su madre y su abuela materna se lleva fenomenal, igual que con Edmundo Arrocet, a quien defendió –incluso en contra de la opinión de Terelu y María Teresa– cuando el humorista fue a "Supervivientes". 

Amante de la fotografía, aprovecha cualquier momento para tomar instantáneas y se ha convertido en la fotógrafa oficial del clan. También disfruta bailando, aunque su vena "influencer", de postureo, maquillaje y modelito, está cada vez más presente en un Instagram que supera los 232.000 seguidores. Quizá, por quienes son sus amigos, desde Andreíta a la empareja de su madre, Kike Calleja, pasando por el "youtuber" Aless Gibaja, Oriana Marzoli o Anita Matamoros.

alejandra rubio kike calleja

Con la expareja de su madre, Kike Calleja.

Su historia de amor con Lobo, un "dj" de 25 años

En lo que a novios se refiere, Alejandra salía (hasta el pasado mes de mayo) con un "dj" de 25 años conocido en el mundo de la noche como Lobo, que pincha en algunas de las mejores discotecas de Madrid y que asumió la responsabilidad de organizar la fiesta de la mayoría de edad de Alejandra en Gabana.

La discoteca en cuestión es su preferida. Generalmente acudía a ella los viernes y los sábados y es el mismo local al que solía ir su madre cuando salía con Pipi Estrada.

alejandra rubio chico

Lobo, un "dj" e "influencer" de 25 años, fue pareja de Alejandra durante 3 años.

Después de una ruptura de cinco meses, Alejandra borró todo rastro de su novio de sus redes sociales aunque parece ser que ha vuelto a rehacer su vida sentimental.

Así definen a Alejandra Rubio sus amigas

Una de ellas nos cuenta que "Ale es independiente, buena amiga de sus amigas, perfeccionista, cariñosa y con un fuerte carácter, aunque el genio sólo le sale cuando es necesario. También es solidaria, familiar e inteligente y disfruta organizando fiestas en la casa de su madre a las que suele quedarse Terelu. Es una madre muy guay".

alejandra rubio amigas

Alejandra, de fiesta con Oriana, Liz y Aless Gibaja.

La propia Terelu ha corroborado en más de una ocasión que acude, encantada, a las fiestas de su hija e, incluso, que se la ha llevado con ella en algunas de las citas con sus amigas, aunque puntualiza que la suya es una relación de madre-hija, no de amigas. Porque está bien contarle cosas a tu hija... pero no hace falta que lo sepa todo de ti, ni tú todo de ella.

Una historia marcada por la tristeza

Alejandra Rubio ya ha tenido que sobreponerse a momentos muy difíciles a pesar de su corta edad: primero fue el cáncer de su madre, que a Terelu le detectaron cuando ella sólo tenía 11 años. Su madre reconoce que Alejandra tuvo su puntito de rebeldía en esa época. Ale quiso hacerse mayor de lo que era para ayudar a su madre en la enfermedad, pero, por un tiempo, el drama le pasó factura, aunque eso es agua pasada. 

Más tarde, la muerte de su tía Araceli. Y, hace unos años, otro fallecimiento de alguien a quien adoraba: la pareja de su padre, también de cáncer y que vivió muy de cerca porque, aunque sus padres quisieron alejarla de aquella tristeza, fue la propia Alejandra quien decidió estar presente en los últimos momentos de Beatriz, que fueron realmente dramáticos.

alejandra rubio beatriz

Beatriz, la pareja de su padre, murió hace unos años.

Cuando parecía que la salud le había dado una tregua a la familia, su abuela María Teresa, a quien siempre ha estado muy apegada (pasaba todos los veranos con ella y siempre ha sido su ojito derecho), sufrió un ictus. Una vez más, Alejandra demostró ser mucho más madura de lo que decían los 17 años de su DNI y le pidió a su madre quedarse a dormir con ellas en el hospital. "Por la mañana –recuerda, emocionada, Terelu–, se despertaba, se duchaba y se iba al colegio".

El mismo colegio, Santa María de Los Rosales (Madrid), en el que en alguna ocasión, había compartido recreo con la princesa Leonor y la infanta Sofía, lo que dio lugar a una divertida anécdota que Terelu contaba hace un tiempo: "Un día se acercó Leonor a Alejandra para pedirle un beso, pero mi hija, al ver que se les aproximaba el guardia de seguridad, se asustó... ¡y la dejó sin dárselo!".

Otra más de la familia dedicada a la televisión

Finalmente, el camino profesional de Alejandra, a pesar de que no era lo que ella quería al principio, se ha decantado por la televisión, donde ha tenido numerosos desencuentros con algunos colaboradores y, sobre todo, con su tía, Carmen Borrego.